Pasar página para buscar el otro objetivo ilusionante

Eduardo Gómez
-

El Viña Albali Valdepeñas prepara desde hoy el regreso a la Liga ante el Movistar Inter, con la baja de Rafael Rato

Chino dispara a puerta en la semifinal de la Copa de España de Málaga. - Foto: Rueda Villaverde

Tras el frenesí de la Copa de España, al Viña Albali Valdepeñas le toca volver a la normalidad y es que en el horizonte asoma ya el atractivo choque que se disputará este sábado (13 horas) en el pabellón Virgen de la Cabeza frente a Movistar Inter. Un choque que hoy se conocerá si se celebra a puerta cerrada por la crisis del coronavirus, aunque todo hace indicar que así será tras las últimas recomendaciones del Gobierno de España y la circular emitida ayer por la Federación Española de Fútbol.   
David Ramos y su cuerpo técnico concedieron a la plantilla dos días de descanso después del espectacular recibimiento que le brindó la ciudad este lunes por la noche por su subcampeonato copero, por lo que el equipo afrontará con dos sesiones de preparación el duelo ante el líder de la Liga, su víctima en las ya históricas semifinales de Málaga.
Podría ser la última visita a Valdepeñas de Ricardinho, que está apurando los meses en las filas del conjunto madrileño antes de marcharse al fútbol sala francés.
La gran preocupación en la plantilla vinatera es el estado de Rafael Rato. El jugador brasileño sufre problemas en el cuádriceps de la pierna derecha y, salvo sorpresa, no jugará frente a su exequipo. Rafael ya no pudo jugar ante el Movistar Inter ni el Barça en la Copa de España, una ausencia que se tomaba con resignación, deseando poder estar pronto con sus compañeros. 
«El deporte es así. Hay que cambiar el chip y seguir trabajando», aseguró Luis Palencia, presidente del club,
David Ramos, entrenador del equipo, insiste en su mensaje de seguir teniendo «los pies en el suelo» y trabajar en pulir los detalles para mostrar un nivel competitivo que le permite ocupar a estas alturas de la competición el tercer puesto en la clasificación.
José Ruiz, que a lo largo de su carrera ha disputado cuatro finales de Copa de España y ha perdido las cuatro, explicó que «este equipo sabe competir muy bien. Ahora toca centrarse en la liga y dar mucha guerra».
Otros jugadores, como Buitre, recordaron que «detrás de todo esto hay mucho trabajo y compromiso».