scorecardresearch

Se inicia el trámite para mantener el precio del agua

Hilario L. Muñoz
-

En mayo de 2018 se aprobó una moción por la que se deja sin efecto la subida del IPC en la tarifa del agua, que hubiera supuesto unos cuatro euros de incremento en el recibo este 2022

La moción de Ganemos del año 2018 ha implicado un ahorro de 1,5 euros en los últimos años a los vecinos. - Foto: Rueda Villaverde

Este 2022 será la quinta vez que el Ayuntamiento de Ciudad Real deje sin efecto la adaptación al IPC de las tarifas de agua y saneamiento. Se trata de una medida que se planteó en mayo de 2018, por el grupo de Ganemos, y que implicó que se dejara sin efecto para los vecinos el aumento de tarifas previsto en el contrato de suministro, de tal modo, que fuera el propio Consistorio el que lo asumiera. Se trata de una propuesta que ha implicado que no haya habido cambios en las tarifas aplicadas en el agua desde entonces, ahorrando unos 2 euros de aumento desde entonces, pero que este año, con el índice de precios al consumo con el que se ha cerrado 2021, un 6,5 por ciento, hubiera implicado unos cuatro euros de aumento del recibo este año.

«Se trata de compensar el incremento», explicó el concejal de Hacienda, Nicolás Clavero, quien expuso que se ha iniciado el proceso, pero aún no existe comunicación, por parte de la empresa, sobre cuál será ese aumento del IPC. Ahora mismo se ha abierto la consulta pública, hasta el 3 de febrero se pueden indicar posibles cambios en la ordenanza, y después se expondrá el contenido de esta iniciativa, que como cada año, van cuatro en que se ha tenido que aplicar el acuerdo de 2018, se aplicará desde el 1 de enero.

Para saber la cuantía, lo que se hace es aplicar al coste del suministro, la subida del IPC, este año podría sumar unos 150.000 euros a ese coste del agua, hasta ahora se ha situado siempre entre los 20.000 y los 30.000 euros, con aumentos de menos del 1 por ciento del IPC. Esa cuantía se divide entre los más de 46.000 abonados que hay al servicio de agua en la capital, lo que implica que se aumente el recibo sin este cambio. Estos datos han sido elaborados por La Tribuna, ya que será la empresa la que indique las partidas, a la vez que se arma el expediente de modificación de la ordenanza. La primera vez en que se aplicó esta medida, en septiembre de 2018, dejó de aplicarse una subida de la cuota fija en 0,43 euros; en 2019 fue de 0,54 y en 2020, de uno 50 céntimos en el recibo anual del agua. En 2021, el IPC fue negativo.

Clavero recordó que esta modificación de la ordenanza se encuadra dentro del compromiso del equipo de Gobierno de que no haya incrementos en las ordenanzas fiscales durante la presente legislatura. Los cambios económicos ya se han realizado, con la modificación del IBI que este año se ha reducido al 0,80 y el año que viene se bajará al 0,79, pero no habrá otras modificaciones de tipo económico en el resto de impuestos municipales.