La savia joven muerde la manzana

Nieves Sánchez
-

Los estudiantes de la UCLM acuden a la llamada del 'Reto 5.000' que movilizó a 40 universidades para lograr en un día esa cantidad de donaciones. Su acción solidaria finalizó con un almuerzo a base de fruta

La savia joven muerde la manzana - Foto: Pablo Lorente

Para Irene Pérez era la primera vez, pero ya sabe que no será la última. Tumbada en una camilla, con el brazo derecho extendido, esta joven estudiante de segundo de Alimentos mordió la manzana, donó vida, savia nueva «para quien la necesite». Dentro de la Biblioteca General del Campus de Letras ayer  no había universitarios con libros debajo del brazo, estaban arremangados esperando en fila su turno para donar, como Álvaro González, de 19 años y una camiseta de Hard Rock. Ayer era su quinta vez.
La UCLM se une este año por primera vez a la segunda edición del Reto 5.000 que promueve la Red Españolas de Universidades Saludables, que movilizó a 40 instituciones académicas de toda España para lograr esa cifra de donaciones de sangre, mediante un llamamiento a la comunidad estudiantil y al profesorado. Por eso después de donar no había bocadillos ni dulces, el almuerzo era a base de manzanas, de fruta, y centenares de jóvenes  la mordieron, acudieron a la llamada solidaria, porque más que el futuro son el presente.
 «A la gente joven que no me la toquen, porque son muy solidarios, vienen por convencimiento de que es necesaria su sangre», comentaba a La Tribuna Matilde Santillán, presidenta Provincial de la Hermandad de Donantes de Sangre, que lleva diez años acudiendo a la Universidad a extraer savia nueva.  A su lado, Pilar Muñoz Valbuena, médico responsable de donación del Centro de Transfusión de Ciudad Real apuntaba a la jornada de ayer es una manera de concienciar de la importancia de la donación, «de que no se vea como una cosa de gente mayor», además de que incide de lleno en la nutrición y los alimentos saludables.
La savia joven muerde la manzanaLa savia joven muerde la manzana - Foto: Pablo LorenteDentro de la sala habilitada con las camillas y una mesa con fruta y sofás, corría la savia de la juventud en manos de cinco enfermeros.
«Pensamos que los viejos podemos resolver el mundo y arreglarlo todo y no contamos con los jóvenes, y en el momento que cuentas con ellos es un éxito y es esperanzador saber que la gente que tiene que coger el relevo es solidaria y altruista», defendía Ignacio Gracia, vicedecano de la Facultad de Ciencias y Tecnologías Químicas.
Es el primer año que la UCLM se adhiere a la Red de Universidades Saludables y por lo tanto no hay experiencia previa, pero en el resto de universidades se extrajeron el pasado año una media de 500 donaciones por campus, por lo que  la organización se plantea realizar dos campañas, una a principios de curso y otra después de los exámenes. «Es la gente joven la que dona y la que va seguir donando en sus centros de trabajo, en sus ciudades. Son el futuro».