scorecardresearch

La libertad de hacer teatro 'Descalzas'

Hilario L. Muñoz
-

La obra de la compañía Yeses, llena el Corral de Comedias, para ver un grupo de mujeres, algunas presas, en las que la obra es una liberación

La libertad de hacer teatro 'Descalzas' - Foto: PABLO LORENTE FOTOGRAFIA, Pabl

Hay cierta similitud, por casualidades del lenguaje, entre una cárcel y un convento. Para empezar, las celdas marcan el lugar personal en cada uno de los espacios, mientras que el patio es de encuentro, aunque esté marcado por la monotonía del trabajo y la rutina. En un convento, más en uno fundado por Santa Teresa de Jesús, todos los que entran son iguales, independientemente de su procedencia, y en una prisión ocurre lo mismo. Esa metáfora y ese doble plano sirve como punto de partida a Descalzas, de Yeses Teatro, una compañía que lleva más de dos décadas trabajando con presas, actrices y actores, igualando su trabajo sobre el escenario.

Con Santa Teresa de Jesús como personaje y con un sencillo juego escénico, este grupo de mujeres y dos hombres, que rompen la monotonía del convento, construyen un relato sobre la libertad de la mujer, la prisión del alma de la que hablaba la santa y la necesidad de crear espacios propios, alejados del mundo, donde la voz de los oprimidos tenga cabida. Casi una alusión completa al trabajo de esta compañía que se llevó una gran ovación en un escenario tan único en España, como es el Corral de Comedias.

El aplauso estuvo dirigido a las actrices, que aguantaron bajo el hábito el calor tan característico del Corral en julio, y a la directora, Elena Cánovas, que logra que sus Descalzas, bromeen sobre su condición, critiquen el silencio impuesto y se rían de los poderosos, atrayéndolos a su terreno, como la Princesa de Eboli. Un relato construido por Julieta Soria, en el que el humor se hace de forma sutil, haciendo referencias a lo ya visto, mientras que la música da ritmo a un relato con rasgos de realismo mágico, para hacer un acercamiento ameno a la densa obra y pensamiento de Santa Teresa de Jesús.