«Se investigan crímenes y unas amenazas a la Pandorga»

H.L.M.
-

Pedro Martín-Romo es conocido por su faceta de meteorólogo aficionado con su cuenta en redes sociales Meteocr y su web meteocastillalamancha.com.

Pedro Martín-Romo. - Foto: Rueda Villaverde

A finales de 2019 surgió la idea de hacer una novela, un texto sobre crímenes y leyendas, en los alrededores de Ciudad Real. Este profesor de Geografía en el instituto de Almodóvar del Campo aprovechó la pandemia y el confinamiento para terminar de escribir La Noche que nació de la tormenta

¿Qué se va a encontrar el lector en tu novela?

Es una novela negra, policiaca pero mezclada con un thriller rural y con un toque paranormal, con algo de misterio. Aborda una investigación en la que aparecen primero unos animales decapitados, a los que siguen unas amenazas a la Pandorga. La investigación arranca pensando que se trata de unos actos vandálicos, pero se va complicando al aparecer más amenazas sin dar con quién está detrás. Después llegan una serie de asesinatos, donde descubren que puede haber algo de satanismo, alguna banda, que pertenezca a alguna secta detrás. Se trata de una investigación que toma leyendas antiguas de Ciudad Real, de Daimiel y de Ballesteros.

¿Hay alguna inspiración en hechos reales tras la historia?

La verdad es que no miré ningún caso específico y real de Ciudad Real porque animales degollados hay en muchos sitios. Sí que tenía claro que lo iba a ambientar en Ciudad Real y Ballesteros, porque es el pueblo de mi familia materna, y Daimiel por la historia de las brujas. Eran los enclaves que tenía en mente, con Ciudad Real porque al ser de aquí y escribir sobre algo que conoces muy bien, sale mejor que si escribes sobre algo que tienes que inventar todo. Cabe la posibilidad de haberlo hecho sobre una ciudad de fantasía, pero me apetecía escribir sobre algo que yo conocía, me sentía más seguro.

Se trata de una novela de la otra España pocas veces novelada y de sus fiestas.

Se ve la mal llamada España vacía o España abandonada para mostrar que seguimos viviendo aquí. Al sacar esta novela la idea es dar a conocer Ciudad Real y esta zona, así como las fiestas como puede ser la Pandorga, la gastronomía, sitios concretos o monumentos. Me ha servido de excusa para poner en valor Ciudad Real y lo que tenemos aquí. 

¿Cómo empezó el proceso de esta novela?

La idea nació en una comida familiar en la que mi abuelo empezó a contarnos cosas sobre Ballesteros de Calatrava, entre ellas una leyenda que en el libro tiene un significado fundamental. De primeras pensé en escribir un libro que fuera solo de costumbres, pero luego pensándolo mejor pensé que eso tendría un recorrido más local, sin un espectro tan amplio de lectores y empecé a darle vueltas a una novela. Un día, de vacaciones, vino la inspiración.

¿Es una novela escrita en la pandemia?

Empecé a escribirla antes, en el verano de 2019, pero me pilló la pandemia. Mientras escribía iban surgiendo aspectos que necesitaba documentar, porque he leído libros sobre procesamientos de brujas en Daimiel o sobre las costumbres y ritos que se hacían a principios del siglo XX en los nacimientos o muertes y, entonces, iba lento. Me pilló la pandemia y en el confinamiento fue cuando le di el grandísimo empujón a la novela. Ahí la terminé y me dio tiempo a revisarla. Ya que estábamos encerrados aproveché el tiempo de la mejor forma posible. 

¿Se te suele conocer por el tiempo y esta novela habla de otro tipo de tormenta?

Como llevo ya unos años mi faceta metereológica se me conoce por ella, aunque ya escribía antes relatos. Esta es mi primera novela y habrá que esperar a ver como se da esta nueva vertiente mía. 



Las más vistas