Aprender a la carrera

H. L. M.
-

La UCLM regresa cinco años después a la Formula Student, la competición en la que los estudiantes deben realizar un coche de carreras, y vuelve con el apoyo de los alumnos de FP del Maestre de Calatrava

Aprender a la carrera - Foto: Tomás Fernández de Moya

El año 2015 fue la última vez que el UCLM Racing Team se subió a un monoplaza dentro del proyecto Formula Student. Durante un año siguieron trabajando en la iniciativa pero tras muchas pruebas comprendieron que el vehículo «no era lo suficientemente fiable para ir a la competición» y optaron por renunciar al circuito de Silverstone, en Inglaterra, donde iban a competir con universidades de todo el mundo. En estos cinco años, el equipo no ha dejado de trabajar, ha aprendido de los errores y, de nuevo, anuncia su presencia en esta competición en que estudiantes de Ingeniería Industrial ponen sus conocimientos en común para fabricar un vehículo de carreras, como si fueran una empresa.

La competición es «fundamental para que los alumnos alcancen ciertas competencias que son muy difíciles de dar en una escuela», explicó José Manuel Chicharro, uno de los tres profesores del centro que participan en esta iniciativa, junto a Ángel Luis Morales, el responsable del proyecto, y Eduardo Palomares. En clase se explican ejemplos teóricos y prácticos pero, a través de la construcción de un vehículo, aprenden a trabajar en equipo, a organizarlo y a desarrollar un proyecto.

En este tiempo sin presencia en la competición, la UCLM ha avanzado en el desarrollo del vehículo gracias al apoyo de los ciclos de formación profesional en vehículos y mecánica del IES Maestre de Calatrava, con quienes están a punto de firmar un convenio que consolide esta colaboración. Estudiantes como Marcos Vidal y Javier Pérez, de Soldadura, han realizado ya el chasis del vehículo con el que competirán en el circuito de Barcelona el próximo mes de agosto. Una labor que han desempeñado tras varias semanas siguiendo los modelos aportados por los estudiantes del grado y tras «mucha dedicación» y mucho «orgullo» por ver como una pieza suya se convierte en un monoplaza, cuyo corazón es de acero y carbono. Además, este instituto realizará el mantenimiento del vehículo, en el motor y demás piezas. Se trata de una iniciativa de colaboración en la que ambos centros «se enriquecen», en palabras de la directora del instituto, María del Mar Cámara. En el centro participa también de forma activa el profesor Miguel Félix, como 

Aprender a la carreraAprender a la carrera - Foto: Tomás Fernández de Moya

asesor del Maestre de Calatrava dentro de esta iniciativa.  

Este proyecto conjunto entre UCLM y el IES Maestre de Calatrava es una muestra de que el Formula Student aporta conocimientos claves de la ingeniería para trabajar en una empresa. Los ingenieros diseñan el monoplaza y en el instituto le dan forma a algunas piezas gracias a conocimientos que apenas se tocan en el grado. «No es lo mismo soldar tres horas en la carrera que quienes se van a dedicar a esa labor», explica Chicharro como manera de mostrar el salto de calidad que implica este modo de trabajar.

El segundo cambio en la prueba tras este lustro sin competición es que los estudiantes cuentan con dos motores y, por lo tanto, con dos coches para competir. Está, por una parte, el vehículo con el que no acudieron a Inglaterra en 2016, que van actualizando y lo usan como banco de pruebas de las mejoras que quieren introducir. Cuando estas funcionen se irán incorporando al que se está construyendo bien con piezas realizadas por ellos o bien con algunas compradas, cuando no queda otro remedio.

Aprender a la carreraAprender a la carrera - Foto: Tomás Fernández de Moya

«Tras una pausa de años preferíamos empezar despacio y con menos costes», comentó el profesor Ángel Luis Morales, responsable del proyecto, quien apuntó que la intención es acabar, al menos, la carrera tras la multitud de pruebas de fiabilidad, la exposición del trabajo de los estudiantes y las comprobaciones de seguridad a las que se someten a los vehículos realizados por los estudiantes. Hay que tener en cuenta que ahora mismo hay un centenar de equipos inscritos en la prueba española, con más presencia de universidades alemanas que españolas y con participantes venidos hasta de Australia, lo que muestra el potencial económico que dedican algunos centros a la prueba.

el equipo. Javier Martín, Oscar Horcajada, Mario Comendador, Manuel Lozano, Alberto Ruiz, Raúl Laguna, Jaime Lozano, Marcos Cebrián, José Antonio Tebar, Raúl Rodríguez-Rey y Jaime García conforman ese equipo de estudiantes que irán a Barcelona y que está dirigido por su team leader y piloto Luis Mérida. Se trata de un grupo formado por alumnos de primero a segundo de máster, todos los cursos de la escuela de industriales, y que buscan mejorar sus conocimientos pero también trabajar en la industria automovilística. De los estudiantes que antes formaron parte de este equipo, siete trabajan para Renault, lo que muestra el potencial que tiene este proyecto al que los jóvenes dedican su tiempo libre. «Lo que importa del proyecto es que si le pones pasión no cuesta esfuerzo quedarte hasta las dos de las mañana delante del ordenador o levantarte a la siete para probar algo», explica el team leader, quien expone que el vehículo es más difícil de conducir que un coche normal porque es más «nervioso». Entre los miembros hay recién llegados a la UCLM como Raúl Laguna, que en su primer año se metió en la competición como fan de los deportes de motor y para «ayudar en todo lo posible a la hora de montar el coche» desde la gestión a apretar tornillos. Él es una muestra de que el equipo funciona como cantera, ya que Laguna, con el tiempo, será el veterano y como ellos ahora trabajará sobre el diseño de los estudiantes que antes fueron parte del UCLM Racing Team.

Hay que tener en cuenta que si uno acude a los curriculums de los ingenieros que participaron en este proyecto junto a sus prácticas y trabajos aparece que fueron parte del equipo como un orgullo y como una prueba de que es «una actividad fundamental para escuela de industriales donde se aplica todos los conocimientos que se imparten», en palabras del director de la escuela, Vicente Feliú.

Aprender a la carreraAprender a la carrera - Foto: Tomás Fernández de Moya

Más fotos:

Aprender a la carrera
Aprender a la carrera - Foto: Tomás Fernández de Moya
Aprender a la carrera
Aprender a la carrera - Foto: Tomás Fernández de Moya
Aprender a la carrera
Aprender a la carrera - Foto: Tomás Fernández de Moya
Aprender a la carrera
Aprender a la carrera - Foto: Tomás Fernández de Moya
Aprender a la carrera
Aprender a la carrera - Foto: Tomás Fernández de Moya