scorecardresearch
Escolástico González

Fontanería Pública

Escolástico González


Otros veinte años

20/09/2021

Lo sucedido esta semana pasada con la N-430 y con la A-43 deja en evidencia algunas de las deficiencias de los políticos de esta provincia y región por las cuales seguimos a la cola de España en inversiones. Pero, lo peor de todo, es que, además de estar a la cola en inversiones nos intentan mentir y engañar. Si al menos los políticos dijesen la verdad a los ciudadanos estos podrían reaccionar y revelarse como ha sucedido en Teruel o en otras poblaciones olvidadas y abandonadas. Pero no, siempre con promesas y con expectativas que año tras año resultan ser falsas y sin consistencia técnica, ni económica y aún menos política. Así durante casi 20 años y ahora, como mínimo, nos esperan otros veinte más.
Solo hace una semana de la visita del consejero de Fomento de Castilla-La Mancha a Puertollano, con motivo de la toma de posesión del nuevo alcalde, donde decía, con contundencia, que el Gobierno Regional solo contempla una opción para la autovía A-43: la opción Sur.  Sin despeinarse ni un pelo. No ha faltado tampoco la oportunidad para otros de declarar horas después de conocer la resolución que, además de la mejora de la N-430, se seguirá reivindicando la A-43. Pero claro, falta un matiz, y es que, como mínimo, habrá que esperar 30 meses a que acabe el estudio de mejora de la N-430 y después ya veremos quién sigue en la política.  Y pregunto: ¿Ahora, después del jarro de agua fría recibido en forma de resolución, cómo se puede movilizar a una sociedad que le has estado diciendo lo contrario? ¿Quién ejerce el liderazgo para la reivindicación?
Cuesta trabajo creer que, a los responsables políticos de esta ciudad, provincia y región, y en especial a los de esta provincia, les haya pillado desprevenidos, y sin saber nada, la resolución de la Dirección General de Carreteras del Ministerio de Fomento sobre la N-430.  Si es así, si no sabían nada, y se han enterado por la prensa una vez publicada la resolución que establece un nuevo estudio de 30 meses para el acondicionamiento de la actual carretera -justificado en la inviabilidad medioambiental y económica de la A-43, en cualesquiera de los trazados, norte o sur, que se venían barajando-  es que todos, sin excepción, son unos huevones que no merece la pena que sigan en política. No importa que los políticos estén dedicados exclusivamente a la política, lo que importa es que no se dediquen solo a vivir de la política. Pero, si lo sabían y callaban es mucho peor, es que tienen que marcharse de inmediato de la política por seguir creando unas expectativas falsas que contribuyen a paralizar otros planes de trabajo y alternativas. Hace cinco años que ya se barajaba esta opción de mejora de la carretera N-430 y como mínimo debían de haber estado atentos y tener un seguimiento. 
En el caso de la capital, la A-43 y la N-430 son como el cuento de la lechera en palabra de los responsables políticos de la región y provincia. Se han presentado alternativas que son ficticias, se habla de planes que confunden a quienes tienen la responsabilidad de planificar localmente el territorio, como le sucede al Ayuntamiento. Por ejemplo: la conexión de la A-43 con la N-430, actualmente pasando todos los camiones por la calle Magnolias; la circunvalación norte para evitar el paso de vehículos pesados por el centro de la ciudad, por las Rondas de Santa María, Carmen, Toledo y Calatrava, una circunvalación que tenía que haberse exigido a Fomento hace muchos años para evitar el paso de vehículos; la conexión de la N-401 y si algún día hay futura autovía de Toledo a Ciudad Real; los accesos al nuevo polígono Oretania aprobado en los márgenes de la propia N-430 y que muy posiblemente quede desfasado y mal ubicado antes de nacer, mal presagio antes de empezar a comercializarse; un segundo cinturón de rondas que estaba siendo retrasado en función de la evolución de la N-430 y A-43 y que siempre ha tenido como excusa, su ejecución inmediata, precisamente la evolución de ambas carreteras.  También se hace necesario pensar en una cesión de la actual N-430 a su paso por la ciudad para recuperar las Rondas como tramos urbanos. 
Si se cae la A-43 es como si se le cayese el cántaro a la lechera. La opción de mejora de la N-430 implica en la capital, como mínimo, la necesidad urgente de revisar el POM. Es lo que tiene la falta de rigor y de planificación desde hace muchos años.
Ojalá este varapalo sirva para despertar las conciencias de muchos. Los políticos están rodeados solo de palmeros, gente que les aclaman en redes sociales o en los despachos esperando una oportunidad y no les dejan ver la realidad. Solo ven su ombligo. Resulta muy difícil encontrar políticos que su único interés sean las personas y la mejora de las ciudades para hacer más fácil la generación de riqueza y la convivencia. Mientras que los políticos, todos sin excepción, no comprendan que un partido político es más importante cuanta más participación tiene, y no les preocupe la desafección de la gente en la vida política, mientras no se comprenda esto último, seguirán intentado manejar a la ciudadanía con sus medias verdades en las ruedas de prensa e intentado evitar la participación colectiva porque Ésa es un arma que no controlan.