scorecardresearch
Jesús Fuentes

ÁNGULOS INVERTIDOS

Jesús Fuentes


El río de Juan Estanislao

21/01/2022

Por supuesto, el río de Juan Estanislao, es el Tajo. Un río que ya no existe y ni existirá en el mejor de los futuros. Juan Estanislao López Gómez ha escrito un libro titulado 'El Tajo: solaz y recreo de los toledanos'. En el libro se narran los años ingenuos en los que una sociedad confiada disfrutaba de un río que consideraba un regalo de la naturaleza. Imposible imaginar las catástrofes que vendrían después. Fue allá por el año 1972, en un verano tórrido, cuando los toledanos descubrieron que no podían bañarse ni acercarse al río. ¡Estaba contaminado! Una grasa espesa recubrió a los que aún no sabían que el Ayuntamiento había prohibido el baño. De eso se cumplirán en 2022, cincuenta años. Toda una vida. Muchos de los personajes que aparecen en sus páginas ya no existen. Solo son recuerdos en fotografías y nostalgia. El final de una época, de unas gentes, de un río.
Desde el momento en que el Ayuntamiento prohibió el baño en el Tajo, se iniciaba la historia de una afrenta hacia una sociedad que, en sucesivas generaciones, no ha sabido defender lo que tuvo. Una sociedad mediocre, resignada y obscena en su cobardía. Les contaminaron el río y se llevaron, además, el agua limpia desde la cabecera, en nombre de una falaz solidaridad interterritorial. Una pamema. Había que desarrollar las tierras del Mediterráneo, donde los capitales se aprestaban a invertir en regadíos y turismo. Grandes espacios de cultivo surgieron por el influjo del agua barata. Grandes urbanizaciones se erigieron por la llegada del agua también barata del Tajo. Tanto crecieron en algunos lugares que, ahora, cincuenta años más tarde, como una venganza poética, se produce el colapso del Mar Menor. El del Tajo no hace falta anunciarlo, comenzó en aquel verano aciago. Cincuenta años después los habitantes más sensibles y las múltiples caravanas de turistas, día sí y día también, contemplan las aguas oscuras y espumosas que bajan por su cauces. Y ocurre en la Europa del siglo XXI. Juan Estanislao López Gómez ha escrito un libro en el que documenta las costumbres de la ciudad, cuando disponía de un río feraz. A la sombra del omnipresente Alcázar o del coqueto castillo de San Servando transcurrían en verano las vidas apacibles de unas gentes que ignoraban las catástrofes que acabarían con su río.

ARCHIVADO EN: Río Tajo, Naturaleza