A la cola en la Medicina Personalizada de Precisión

Benjamín López / Madrid
-
Albert Barberá (derecha) valoró los resultados como director general de Investigación de la Generalitat de Cataluña. - Foto: JUAN LAZARO

Según el estudio del Instituto Roche, nuestra comunidad es una de las que presenta un menor grado de implantación de la medicina personalizada en el ámbito asistencial

Castilla-La Mancha, Asturias, Aragón, Canarias, Cantabria y La Rioja son las seis comunidades con un menor grado de implantación de la Medicina Personalizada de Precisión (MPP) en el ámbito asistencial, según un informe elaborado por la Fundación Instituto Roche que se presentó ayer en Madrid. No obstante, el estudio pone de manifiesto que, a pesar de que queda camino por recorrer, la MPP está ya presente en todas las regiones aunque con distinto grado de desarrollo. Por eso, concluye, desde los gobiernos regionales se ha demandado en el Consejo Interterritorial de Salud la elaboración de una Estrategia Nacional de MPP para su implantación en la asistencia sanitaria teniendo en cuenta las particularidades de cada región.
La MPP es la práctica clínica adaptada a las características individuales de cada paciente gracias a la integración de los datos clínicos de cada individuo con los datos genómicos y de otras ciencias ómicas como la proteómica (estudio a gran escala del conjunto de proteínas que hay en el organismo) y la  metabolómica (análisis de las reacciones metabólicas). Todo eso son los «datos que curan», según los definió el doctor Guillermo Antiñolo, director científico del proyecto Genoma Médico, que participó en la presentación del estudio ‘Medicina Personalizada de Precisión en España: Mapa de Comunidades’.
«La clave de bóveda es la integración de la historia clínica digital, que debe ser dinámica y actualizable de forma permanente y va a ser fundamental para el machine learning; es decir, las aplicaciones de aprendizaje automatizado, aplicadas a la salud», explicó Antiñolo. En su opinión, la aplicación de la tecnología a la historia clínica digital permitiría mejorar el acceso a pacientes, profesionales y gestores, equidad y sostenibilidad del sistema sanitario, por lo que, añadió, «las comunidades tienen que hacer el esfuerzo de trabajar para el desarrollo de estos elementos desde su experiencia y las competencias».
Y es que, según asegura el estudio, la MPP supone un cambio de paradigma en la asistencia sanitaria y favorece intervenciones médicas preventivas, diagnósticas y terapéuticas más eficaces y seguras, ofreciendo la oportunidad de evitar gastos innecesarios y contribuyendo a la sostenibilidad de los sistemas sanitarios.
Los principales problemas en la MPP a los que se enfrenta Castilla-La Mancha pasan por un bajo número de grupos de investigación en esta materia, ausencia de centros de referencia en la región, falta de formación especializada en forma de másteres o formación continua del personal sanitario.
Más lentos en investigación. «El problema que tiene Castilla-La Mancha es que es una de las comunidades donde históricamente se está avanzando de manera más lenta en la investigación» afirma Manuel Carrasco, socio de la Consultora Ascendo que ha realizado el trabajo para el Instituto Roche. Sin embargo, dice, «ha empezado ya a desarrollar actividades y acciones en el ámbito de la oncología y en el de las enfermedades raras en los hospitales públicos y en la Universidad que, en un futuro cercano, dará lugar a que exista una mayor masa crítica investigadora que, a su vez, permita seguir avanzando», afirma al respecto.
En lo que todas las autonomías coinciden es en la necesidad de que los esfuerzos que cada una está haciendo por separado se aúnen en una Estrategia Nacional de MPP, tal y como han acordado en el seno del Consejo Interterritorial de Sanidad. «Es importante que haya una estrategia nacional que cohesione y ayude a compartir buenas prácticas, en un momento en el que estamos yendo hacia un cambio de paradigma» dijo al respecto en la presentación del estudio el doctor Albert Barberà, director general de Investigación de Cataluña. A su juicio, en un momento como este, que se caracteriza por la llegada de nuevos medicamentos innovadores, aún está pendiente encontrar mecanismos de partenariado con el sector privado que garanticen la sostenibilidad del sistema.