La primera feria suspendida desde la Guerra Civil

D.A.F.
-

El escritor Rafael Cantero recuerda los diversos cambios por los que han pasado las fiestas de Ciudad Real desde sus orígenes. Cada año da inicio el 14 de agosto, aunque en esta ocasión no se celebrará debido a la pandemia de coronavirus

La primera feria suspendida desde la Guerra Civil - Foto: Fotos Rueda Villaverde

Este año no se celebrará la Feria y fiestas de Ciudad Real como medida de prevención para evitar actos multitudinarios que faciliten el contagio del coronavirus y atendiendo también a las directrices de la autoridad sanitaria. La situación es excepcional, puesto que esta celebración únicamente se suspendió durante la Guerra Civil, entre 1936 y 1939, recuerda el escritor costumbrista y estudioso de la historia local Rafael Cantero.
A pesar de que la feria y fiestas de Ciudad Real ha pasado por varias situaciones a lo largo de su historia, cambios de ubicación e incluso de concepto original. En este sentido, Cantero observa que en origen, “la celebración de las fiestas en honor de la Virgen del Prado coincidía en fechas con la feria de ganado”, a diferencia de lo que ocurría en otras localidades de la provincia, como Puertollano, donde la feria se realizaba en mayo y las fiestas de la Virgen de Gracia en septiembre.
El historiador detalla que la celebración ha existido desde siempre. La primera ubicación conocida de la feria de ganado era en lo que hoy es la plaza del Pilar, mientras que “desde el siglo XVI se realizaban corridas de toros en la plaza Mayor”.
Los espectáculos de lidia fueron los primeros en alejarse del centro de la ciudad, puesto que en 1844 se inauguró la actual plaza de Toros. El primer festejo se celebró el 16 de agosto de aquel año, recuerda el historiador.
Hubo que esperar al siglo XX para el siguiente cambio de ubicación. Así, Cantero detalla que “en 1903 la feria de ganado se traslada a lo que hoy es la plaza de España, frente al cuartel de la Misericordia (actualmente rectorado de la UCLM. Pero dicha ubicación duró tan sólo once años, puesto que en 1914 el espacio para los tratantes de caballerías y otros animales se trasladó a la Granja Agrícola, que por aquel entonces se encontraba en los terrenos que hoy se reparten el instituto Maestro Juan de Ávila, parte del campus universitario y la proyectada nueva vía que unirá el recinto académico con las rondas de Toledo y Calatrava.
Sólo dos años después, a propuesta del entonces alcalde, José Cruz Prado, “se decidió trasladar la fiesta al parque de Gasset”, donde las celebraciones se harían en ambos paseos y la plaza situada junto a la fuente Talaverana, comenta Cantero.
La Feria y fiestas de Ciudad Real siguieron su curso hasta 1936, puesto que una vez empezada la Guerra Civil no se realizaron celebraciones, que se recuperaron de inmediato en agosto de 1939, tras el fin de la contienda, fundamentalmente con actos religiosos.
En 1949 se introdujo un acto que fue uno de los más relevantes de las fiestas en la segunda mitad del siglo XX, la batalla de flores, recuerda Cantero. Esta celebración, que atraía a participantes de toda la provincia, se estuvo celebrando hasta 1991.
El escritor recuerda igualmente otros dos eventos que aún perduran, por un lado, “en 1961 se organizó el primer concurso hípico”, mientras que en 1964 se formó la primera Caravana Blanca, que este año se ha suspendido por primera vez en su historia.
Por aquel entonces, el grueso de las feria se desarrollaba ya en el parque de Gasset, aunque su origen, la antigua feria de ganado, había ido decayendo, “en la medida en que el campo se fue mecanizando, los agricultores ya no tenían necesidad de comprar mulas y otros animales”, recuerda Cantero, con lo que en los 60 del siglo pasado ya no había espacio para las caballerías.
El último cambio significativo llegaría ya en 1980, fue el traslado de las celebraciones de la feria “al nuevo recinto ferial de La Granja”, precisa Cantero, quien recuerda que la inauguración corrió a cargo del entonces alcalde, Lorenzo Selas.