Aquí sí hay playa

La Tribuna de Ciudad Real
-

Castilla-La Mancha cuenta con un total de 35 zonas oficiales de baño de interior, correspondientes a 21 municipios e integradas en las demarcaciones hidrográficas del Júcar, Tajo, Guadiana y Guadalquivir

Aquí sí hay playa

Para esta nueva temporada estival, Castilla-La Mancha cuenta con un total de 35 zonas oficiales de baño de interior, correspondientes a 21 municipios e integradas en las demarcaciones hidrográficas del Júcar, Tajo, Guadiana y Guadalquivir. Como alternativa a otros destinos, la región ofrece así espacios habilitados y controlados donde se puede disfrutar de la naturaleza y parajes tranquilos de gran belleza, con una extensa red de playas y zonas de baño continentales.

Por provincias, en Albacete se controlan ocho zonas de baño, siete corresponden a las lagunas del municipio de Ossa de Montiel, dentro del Parque Natural de las Lagunas del Ruidera, y una en el Río Júcar en el municipio de Alcalá del Júcar. En Ciudad Real se vigilan nueve zonas de baño en total. Cinco se encuentran en el Río Bullaque (tres corresponden al municipio de Piedrabuena y dos a El Robledo); una en el Pantano de Carboneras, en Brazatortas; y otras tres en Ruidera (Lagunas del Rey, Entrelagos y la Morenilla).

En la provincia de Cuenca se supervisan siete zonas de baño: el Embalse de Buendía, con dos zonas de baño (ambas en Buendía); el Río Guadiela (Albendea); la Laguna del Tobar (Beteta); el Río Escabas (Cañamares); el Embalse de la Toba (Cuenca) y el Río Cuervo (Santa María del Val).

Aquí sí hay playaAquí sí hay playa - Foto: Javier Pozo PeñoEn Guadalajara se agrupan un total de siete zonas de aguas de baño: dos en el Río Tajo (Trillo y Zaorejas); tres en el Embalse de Entrepeñas (Alocén, Durón y Pareja); una en el Embalse de Alcorlo (La Toba); y una en el Embalse de Pálmaces de Jadraque. Y la provincia de Toledo cuenta con cuatro zonas de baño, tres en las Lagunas de Villafranca de los Caballeros y una en el Embalse de Cazalegas.

Para proteger la salud de los usuarios de las zonas de baño, la Consejería de Sanidad, a través de la Dirección General de Salud Pública, lleva a cabo un Programa Regional de Vigilancia Sanitaria de las Aguas de Uso Recreativo que permite el control de la calidad de las aguas, las instalaciones y sus entornos. La vigilancia está basada fundamentalmente en la inspección ocular de la playa y el agua, así como la toma de muestras del agua de las zonas de baño para comprobar su calidad. 

 

Más fotos:

Aquí sí hay playa
Aquí sí hay playa - Foto: David Pérez
Aquí sí hay playa
Aquí sí hay playa
Aquí sí hay playa
Aquí sí hay playa