Elisabeth Porrero


Los versos y mayos de Paco Caro

21/10/2020

El otoño nos suele recordar la primavera, y algunas de las cosas hermosas que suceden en ella. Por eso es un buen momento para rememorar los mayos de versos que el gran poeta Francisco Caro solía capitanear en su querida, y también nuestra, localidad de Piedrabuena.
Era esta una mágica cita que comenzaba en su preciosísimo patio, al calor de la amistad, el café y unos cuantos versos y después continuaba con la visita a algunas de las espectaculares cruces que visten el pueblo de gala durante esos días. Como colofón se celebraba un recital, milimétrico y muy artísticamente preparado en el que poetas, tanto de Castilla-La Mancha como de Madrid, Andalucía u otras comunidades celebrábamos la palabra y la estación previa al verano.
Paco Caro estaba pendiente de todos los invitados, de todos los detalles y de todos los amigos del pueblo. Cómo no recordar a nuestro querido Nicolás de Hierro, tan amigo del anfitrión y que siempre nos deleitaba con sus sabios poemas. Se le homenajeó allí, con muchísimo cariño, varias veces, tanto en vida, que es cuando deben hacerse los homenajes, como después de morir, por ejemplo con una estela que da fe de uno de sus hermosos poemas.
Me hubiera encantado una de sus alumnas de Historia, profesión que ejerció durante muchos años, para saborear aún más su templanza al explicar y la sabiduría que emana de toda su obra, compuesta por más de una decena de poemarios. 
Aunque Historia y poesía son una buena combinación en algunos de sus poemas, como es el caso de La fragua de Ángel, donde escribe «Qué dúctil a los versos es el hierro/ yo he visto hacer su forja». Un precioso recuerdo de una forja que él frecuentaba de niño.
Sí he tenido la suerte de escucharle leer, que es una delicia, con su voz tan reposada y siempre dando al poema una correctísima entonación. Siempre le agradeceré, además de su amistad y su obra, que me diera la oportunidad de escucharle recitar en el Café Libertad, 8 (que ojalá pudiese recuperar pronto su espléndida labor cultural) un día de Navidad, hace varios años.
Es un hombre constante, que acoge en su blog y en las redes sociales hermosas palabras para con la obra de muchos compañeros escritores y, por supuesto, nos muestra la belleza de la suya. Cabe recordar que ha sido ampliamente galardonado con premios de reconocido prestigio por toda la geografía española.
Es justo y necesario, pues, darle las gracias por su contribución con la literatura y con el embellecimiento de la primavera.