scorecardresearch

Los vecinos de Ciudad Real solicitan más limpieza y mejoras

Hilario L. Muñoz
-

La concejala recuerda que es la primera vez que se levantan actas públicas de lo que se ha hablado en los encuentros para que los vecinos fiscalicen sus peticiones

La última de las asambleas vecinales celebradas, la del barrio de la Morería. - Foto: LT

La limpieza y las pequeñas mejoras en la ciudad centraron la quinta ronda de asambleas vecinales que concluyeron la semana pasada, con el último de los 20 encuentros barrio a barrio de la capital. La iniciativa, surgida en 2016, se recupera tras el COVID, con un cambio principalmente como es la publicación de las actas. «Se modificó el reglamento orgánico de participación», lo que hizo que el moderador pudiera ser un vecino de la asamblea, en vez de la concejala de Participación Ciudadana, Sara Martínez, a la vez que se levanta acta de todo lo dicho en el encuentro. «Ha sido muy positivo», aseguró Martínez, quien cree que las actas tienen el papel de fiscalizar y de crear «una relación de confianza» con los vecinos, porque todo lo que se ha dicho durante el encuentro es público.

Tras el cierre de las asambleas, ahora es el momento de que se reúna el equipo de Gobierno para seleccionar aquellos aspectos que pueden resolverse «lo más fácil y rápido» posible y qué cuestiones dependen o no del equipo de Gobierno. Hay que tener en cuenta, recordó Martínez, que hay aspectos que ya se han ejecutado como «arreglos de calzadas y acerados» o «limpieza», que se trata de las líneas más rápidas porque dependen de forma directa de los servicios municipales. Lo mismo pasó con Nuevo Parque, donde los vecinos pidieron cambios en la Movilidad y, tras estudiarlo por el equipo técnico, se hicieron modificaciones en algunas calles y se ha pedido, en otros casos, mejoras como un semáforo. En plaza de toros también se ha actuado ya con cambios en la calle Albacete, donde los vecinos pidieron agrandar el acerado y una mejor iluminación.

Además, Martínez señaló que hay una segunda parte de las asambleas en las que se piden por los vecinos una contestación pública a reclamaciones particulares o colectivas. «Hay que hacer la ciudad entre todos y se hace para que lo que se diga se pueda llevar a cabo», dijo la concejala. De hecho, apuntó que cada asamblea arranca explicando a los vecinos «que no se hacen esos encuentros para engañar, sino para comunicar». Se trata de una rendición de cuentas, vecino a vecino, ante la que Martínez cree que ha mostrado que es necesaria «una mayor comunicación» en algunos temas, como la zona de bajas emisiones o algunos proyectos que se retrasan, como el pabellón Puerta de Santa María. Dos de las muchas preguntas que le hicieron en las asambleas.

Martínez valoró que esta relación tan directa con los vecinos y que viene marcada en el reglamento de Participación Ciudadana «no es fácil» pero es necesaria y «muy satisfactoria». «Es lo que hay que hacer, ponerse delante de los vecinos» porque «la participación y la transparencia debe ser algo que ejercitemos todos los días del año».

La edil recordó que más allá de lo que obtenga el Ayuntamiento, hay un resurgimiento de las asociaciones vecinales, con un interés de los vecinos por la participación, en barrios como el Perchel.

«El balance creo que ha sido muy satisfactorio» de unos encuentros que se recuperarán el próximo año, seguramente en otoño, tras los dos últimos en los que el COVID ha impedido la continuidad.