La provincia supera los 3.000 nuevos casos de cáncer al año

Hilario L. Muñoz
-

El último Observatorio de la Asociación Española muestra un aumento de la incidencia y que la mortalidad sigue estancada

La provincia supera los 3.000 nuevos casos de cáncer al año - Foto: Pablo Lorente

Cada día, incluidos los sábados y domingos, del pasado año se diagnosticaron ocho nuevos casos de cáncer en la provincia de Ciudad Real. Así lo indica el Observatorio de la Asociación Española contra el Cáncer (AECC), una herramienta única para conocer la incidencia de esta enfermedad y que con el cambio de año ha renovado algunas de sus cifras como la incidencia, los nuevos casos; la prevalencia, los pacientes que cinco años después del diagnóstico siguen con vida; y la mortalidad por causa de algún tumor. Los tres datos dan un panorama en el que es cada vez mayor el conocimiento de la enfermedad y a la par la mortalidad queda estancada, con cifras algo mayores a las del año pasado, pero todavía menores a las que se producían hace un lustro y lejos de las previsiones que había para esta década por parte de la organización. 
De este modo, por primera vez la provincia de Ciudad Real supera los 3.000 nuevos diagnósticos de cáncer, según los datos de la AECC. Los 3.028 nuevos diagnósticos en la provincia implican un incremento del 1,3 por ciento, respecto al año 2018, y un aumento del 4,8 por ciento si se comparan con 2012, las primeras cifras del documento de la asociación sanitaria. De hecho, ese crecimiento, por encima del uno por ciento, es el mayor del último lustro. Con todo, los diagnósticos son menores de los que existen en el conjunto de España, donde según las cifras del Observatorio hubo 275.562 diagnósticos, con un incremento del 1,92 por ciento respecto a 2018. En Castilla-La Mancha hubo 11.982 nuevos casos, 1,7 por ciento más de los diagnósticos de 2018.
Hay un mayor número de casos detectados en varones, 1.766, mientras que son 1.262 los diagnósticos que hubo el año pasado en las mujeres. En cuanto a la edad del diagnóstico se sigue produciendo en edades superiores a los 75 años, hubo 1.162 casos en la provincia, aunque la importancia de esta población en los tumores detectados ha caído en los últimos años, ya que en 2012 suponía el 41,3 por ciento de los nuevos casos en Ciudad Real y ahora es el 38,4 por ciento. De igual modo, si se suma el porcentaje de cánceres detectados tras los 60 años actualmente suponen el 74,6 por ciento de los casos en la provincia, cuando en 2012 eran el 75 por ciento, algo que muestra una evolución lenta del diagnóstico precoz de los tumores.
En cuanto a los principales tumores, los más detectados fueron el colorrectal, con 421 casos, y el de mama, con 352 nuevos diagnósticos. Si se observa por sexos, en los varones el primero es el de próstata, 347 casos, y en mujeres, el de mama, con 352, pero la afección a ambos géneros del colorrectal provoca que se conviertan en el principal tumor durante 2019.  Los principales tumores son los mismos el pasado año que en 2012. 
La AECC realiza una previsión de los diagnósticos en la que planteaba que para 2020 hubiera 3.021 nuevos casos de cáncer anuales en la provincia, cifra que se superó en 2019. También predice que se alcanzarán los 3.151 nuevos diagnósticos en 2025, cifra que con el crecimiento actual se podría lograr en 2022.
Prevalencia y mortalidad.

En cuanto a la prevalencia de los tumores, actualmente hay 8.610 personas que cinco años después de superar un cáncer permanecen con vida, implica un crecimiento del 1,3 por ciento, respecto a los supervivientes de 2018, el mayor dato desde ese 2012 en que arranca el Observatorio. Por sexos existen 4.680 hombres que han superado un tumor, por 3.930 mujeres, y en cuanto a las edades, es mayor el número de personas mayores de 75 años que siguen con vida tras haber superado un tumor hace un lustro. Hay que tener en cuenta que el principal cáncer que se supera es el de mama, 1.400 mujeres viven tras un tumor; seguido del colorrectal, 1.197; y próstata, 1.167. Los datos muestran la importancia de los programas de detección precoz, a la hora de evitar la mortalidad asociada a un tumor, ya que los dos primeros de estos cánceres cuentan con mecanismos de cribado de la enfermedad en la población diana. 
En cuanto a la mortalidad, el Observatorio de la AECC plantea que 1.267 personas fallecieron debido a algún tumor en 2019, son 14 personas más de las que fallecieron en 2018, pero el dato sigue en cifras similares a 2012 cuando fueron 1.259 los fallecidos, hay apenas ocho más pese a que los diagnósticos han crecido un cinco por ciento. Ambos datos unidos muestran que la enfermedad no es sinónimo de muerte, como vienen advirtiendo desde la AECC. De hecho, en sus previsiones se planteaba que para el próximo año hubiera 1.305 fallecidos en la provincia por un tumor, dato que, por suerte, difícilmente se cumplirá, a menos que haya un incremento no visto en esta década de los fallecidos. Como dato, el cáncer de pulmón es el más mortal, 259 fallecidos en 2019, pese a ser el cuarto tipo por diagnósticos.