Astray coordina una guía de acción en sustracción de hijos

Pilar Muñoz
-
Astray coordina una guía de acción en sustracción de hijos - Foto: TOMÁ?S FERNÁ?NDEZ DE MOYA

El Tribunal Superior de Justicia de Castilla-La Mancha acuerda esta medida «ante los crecientes casos de sustracción parental en la región» para de servir de orientación a jueces y magistrados

La magistrada de la Audiencia Provincial de Ciudad Real Pilar Astray  ha coordinado en Castilla-La Mancha la guía de buenas prácticas en materia de sustracción parental (secuestro de hijos por uno de los progenitores).
La Sala de Gobierno del Tribunal Superior de Justicia (TSJ) de Castilla-La Mancha aprobó en la última sesión elaborar una guía de actuación en caso de sustracción parental y encargó este cometido a la magistrada Pilar Astray. Se trata fundamentalmente de qué hacer y dónde acudir.
Según han explicado a este diario  desde el TSJ, Francisco Antonio Bellón, secretario de la citada sala de gobierno ha elevado el acuerdo al Consejo General del Poder Judicial para su «conocimiento y toma en consideración a los efectos que considere oportunos».
Esta medida se ha adoptado «ante los crecientes casos de sustracción parental en la Comunidad de Castilla-La Mancha» al considerar útil elaborar una guía de buenas prácticas con el fin de que pueda servir de orientación para los jueces y magistrados de la región cuando la retención o traslado de un menor por un progenitor y sin consentimiento del otro se produzca en la comunidad.
La guía ofrece «pautas sencillas» y recomendaciones para abordar estas situaciones de la forma más  rápida y segura.  
 En el caso de que sea España el país requerido hay un procedimiento legislado de forma suficiente claro, pero cuando España es la nación requirente faltan guías y recomendaciones para consultar y facilitar la celeridad de la resolución a adoptar.
Del mismo modo, en el documento, al que ha tenido acceso este periódico, se señalan una serie de «buenas prácticas preventivas que pudieran ser adoptadas en los procedimientos matrimoniales y que podrían evitar el peregrinaje de los progenitores afectados entre jurisdicciones y autoridades administrativas ante la dificultosa localización de un menor desaparecido». A modo de ejemplo, recuerdan que en ámbito penal se considera sustracción parental «el traslado de un menor de su lugar de residencia sin consentimiento del progenitor con quien conviva habitualmente o de las personas o instituciones a las cuales estuviese confiada su guarda o custodia». También advierten de que está penada la retención de un menor incumpliendo gravemente el deber establecido por resolución judicial o administrativa.
De este modo, para favorecer una pronta resolución, en la guía de buenas prácticas se sugiere que al recibir una denuncia de un progenitor se tramiten de forma preferente, en la medida de lo posible, las denuncias por sustracciones de menores, se indique como urgente el correspondiente expediente digital.