scorecardresearch

Ingresos récord de Hacienda por IVA, IRPF y por las empresas

R. Chávarri
-

La recaudación del IRPF, IVA y el impuesto de Sociedades alcanzan sus datos más altos en más de una década

La ministra de Hacienda y Función Pública, María Jesús Montero. - Foto: EFE

El mes de octubre, reconoce la Agencia Tributaria, es «el más importante del año» para hacer cuentas, dado que se presentan, además de las declaraciones mensuales habituales, las declaraciones trimestrales correspondientes al tercer trimestre del año y, sobre todo, el segundo pago a cuenta del impuesto sobre Sociedades que liquida el período abril-septiembre.  Así pues, constituye un buen termómetro para medir la temperatura de la salud de los ingresos de Hacienda en la recta final de un año que va camino de marcar varios récords tributarios en Ciudad Real. La crisis no impide que la hucha de la Agencia Tributaria engorde con datos históricos en cuanto a los impuestos que se pagan por consumir, el que pagan las empresas y el que pagan los asalariados.


A los trabajadores

La que tradicionalmente es la primera vía de ingresos del Estado en la provincia es el IRPF. De los 483 millones de euros que ha conseguido el Ministerio de María Jesús Montero en Ciudad Real, de enero a octubre, casi la mitad, 211, llegan vía Renta. Echando la vista atrás, a estas alturas del año no se llegaban a esas cotas de ingresos desde 2008. Comparado con el pasado año, las arcas públicas han recibido 30 millones de euros más. La propia Agencia Tributaria reconoce «mejoras» en todos los conceptos del impuesto y apunta que esa mejora viene por los tipos efectivos, consecuencia, a su vez, «de los profundos cambios que ha habido en la estructura sectorial del empleo entre uno y otro año».
Esas 'mejoras' se explican también con otro dato: el número de personas que hay trabajando. Según la última Encuesta de Población Activa, el más alto desde la primavera de 2009. A más trabajadores, más declarantes y más euros.


Al consumo

La segunda 'pata' sobre la que se asientan los ingresos de Hacienda en la provincia es el IVA. El Impuesto sobre el Valor Añadido deja 187,4 millones de euros en la cuenta del Estado, esta vez, el dato más alto registrado nunca por la Agencia Tributaria aquí. Sobre 2020 crecen los ingresos en más de 30 millones y sobre 2019, en casi 10 millones. Parte de ese salto en la recaudación también se explica por la evolución en los últimos meses del IPC. Con una escalada de precios sin precedentes desde 1992, la bolsa del Estado se beneficia de una inflación desorbitada. «El incremento de la recaudación está alimentado también por las subidas de precios», reconoce la propia Hacienda en su informe mensual de recaudación, en el que también apunta a otros factores y da un papel destacado a los ingresos brutos de las pymes, «que crecieron con intensidad, tanto en retenciones del trabajo como en el IVA, y se sitúan claramente por encima de las cifras de 2019».


A las empresas

Y lo mismo cabe decir del impuesto sobre Sociedades, el que tienen que afrontar las empresas provinciales y que suma otros 83 millones de euros en el erario por 'culpa' de la mejoría de la economía. Son nueve millones más que los acumulados entre enero y octubre de 2020 y duplica, por ejemplo, el dinero recaudado en 2014. Hay que ir más atrás, hasta 2008, para encontrar cifras de ingresos tan abultados a costa de este impuesto. Hacienda explica que en este subidón también hay que tener en cuenta la modificación de la exención del artículo 21 en este impuesto, «medida que en 2021 se está aplicando sobre los pagos fraccionados, se estima un impacto positivo de 55 millones en los dos primeros pagos» en toda España y que «tiene más relevancia en empresas que, dado el fuerte crecimiento de los beneficios, están tributando en este año de acuerdo al resultado contable y no según la base». Al final, Hacienda gana, también aquí. La excepción, los impuestos especiales, donde las cuentas salen aún negativas  por ejemplo, por la congelación de las cargas impositivas aprobadas para mitigar la subida del precio de la electricidad, o porque el consumo de alcohol, especialmente en la hostelería, no se ha recuperado a niveles previos a la pandemia.