Se usarán pozos de recarga para encharcar Las Tablas

S. Lucas/Efe/ A.Pobes
-

El consejero de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural ha anunciado que se van a utilizar los pozos de recarga para tratar de conseguir un encharcamiento de entre 600 y 700 hectáreas del Parque Nacional de Las Tablas de Daimiel

Parque Nacional de Las Tablas de Daimiel. - Foto: Rueda Villaverde

El consejero de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural, Francisco Martínez Arroyo, ha anunciado que se van a utilizar en este mes de marzo los pozos de recarga para tratar de conseguir un encharcamiento de entre 600 y 700 hectáreas del Parque Nacional de las Tablas de Daimiel, humedal «muy afectado por la grave sequía», y   descartó, por tanto, un trasvase desde la cabecera del Tajo, en los embalses de Entrepeñas y Buendía, por la situación «terrible» por la que pasan estos pantanos.
A preguntas de los periodistas en su comparecencia para informar de los acuerdos del Consejo de Gobierno, Martínez Arroyo explicó que el humedal manchego está atravesando por una «situación difícil» debido a la sequía de los últimos siete años, la más grave y larga por la que pasa toda España desde 1995. Así, para la supervivencia del parque nacional, si no llueve, solo hay dos alternativas: un trasvase desde los pantanos de cabecera del Tajo -Entrepeñas y Buendía- que  almacenan agua solo al 26% de su capacidad, o la utilización de los pozos de recarga. Por ello, el consejero argumentó que, en contacto con el Ministerio de Transición Ecológica, consideran que esta última es la «mejor solución», de manera que los pozos de recarga «ya se están probando y se pondrán en marcha previsiblemente antes de fin de mes». Se trata, dijo, de una actuación «razonable y prudente teniendo en cuenta la situación de sequía», ya que los pozos pueden aportar agua de manera directa al parque con «un encharcamiento de hasta 600 ó 700 hectáreas», lo que supone el 40% de la superficie del parque que llega a las 1.700 hectáreas. Actualmente hay unas 70 hectáreas encharcadas.
La situación climatológica no es nada halagüeña puesto que ya es el final del invierno, no llueve y no queda nieve que pueda aportar agua a los ríos y embalses, por tanto, se hará necesario utilizar los pozos de recarga que en su momento se construyeron en el parque. Por ello, con el uso de estos pozos, el objetivo del organismo competente es que este ecosistema pueda llegar en buen estado al verano, que es «la época más interesante para el parque y la más difícil». «Confiamos en que la utilización de estos pozos revierta la situación. Si no, seguiremos trabajando para que el parque llegue al verano en buen estado», sentenció.
El responsable de la política de agua en la región insistió en que el uso eficiente del agua es crucial, porque es un bien escaso y un recurso público, y añadió que el Alto Guadiana es un ecosistema de equilibrio frágil, en el que es necesario mantener la actividad económica que aporta riqueza y mantener espacios tan singulares como Las Tablas.
reacciones. La decisión de activar los pozos de recarga ya ha tenido las primeras reacciones. Así, mientras los regantes creen que la «única solución» es la del trasvase, Ecologistas en Acción abogan por la activación de los pozos, postura que ya mostraron durante la reunión del último Patronato de Las Tablas, celebrado hace aproximadamente un mes. Opiniones distintas pero con un objetivo común: salvar Las Tablas.
Ante el anuncio del consejero de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural, de poner en marcha los pozos antes de que acabe este mes, la comunidad de usuarios de la masa de agua subterránea Mancha Occidental I celebrará hoy junta de gobierno con el objetivo de «tomar decisiones» sobre esta medida que «los usuarios de la comunidad no acabamos de entender». Así lo comentó su presidente, Ángel Bellón, quien, en declaraciones a La Tribuna, insistió en que la mejor  solución para dar salida a la situación actual que vive el parque «es aportar agua a través del trasvase». Y posteriormente, de seguir con la sequía, continuó, «usar los pozos de recarga para mantener el humedal». Con la finalidad de conocer  la situación del parque y saber cuáles son las soluciones, Mancha Occidental I, según Bellón, ha contratado a un geólogo para la elaboración de un informe que aclare con detalle estas circunstancias.      
En el lado contrario al trasvase, Ecologistas en Acción. Rafael Ubaldo Gosálvez, miembro de la organización y representante de los grupos regionales de EA en Las Tablas, manifiesta que a pesar de que el uso de los pozos era una de sus reivindicaciones reconoce que «no salvarán Las Tablas», pues lo «único» que lo puede hacer es que «se deje de regar». «Esto es una medida de emergencia que busca mantener una cierta humedad en el suelo para evitar que se produzcan los incendios» subterráneos como así ocurrió en el año 2009.
En este sentido, cree que el uso de los pozos no llegará a inundar las 700 hectáreas que pretende el Ministerio sino «mantenerlo húmedo». «Dudo que con los pozos se produzca una lámina de agua que permita el desarrollo de aves y plantas acuáticas. Es una medida estrictamente de emergencia para evitar el incendio de turbas», argumenta al tiempo en que insiste que en EA «estará contento cuando se deje de regar en la cuenca del Guadiana».