La sequía deja cauces de ríos sin agua en la provincia

EFE
-

Los ríos Bullaque y Guadiana son dos ejemplos de ríos que en los últimos meses han visto cómo su cauce se ha ido progresivamente secando.

La sequía deja cauces de ríos sin agua en la provincia - Foto: Beldad

La sequía acumulada que registra la provincia de Ciudad Real durante los últimos años y, en otros casos, la falta de regulación de los tramos de ríos que se encuentran aguas abajo de presas y embalses, dejan estos días imágenes de cauces secos en la provincia de Ciudad Real.
Los ríos Bullaque y Guadiana son dos ejemplos de ríos que en los últimos meses han visto cómo su cauce se ha ido progresivamente secando, a pesar de que las lluvias del mes de mayo parecían que podrían contribuir a mantenerlos con agua durante todo el verano.
En el caso de estos dos ríos, cuyos cauces están ligados al mantenimiento del caudal ecológico que se ha de regular desde la presa de Torre de Abraham, en las últimas semanas han sufrido un descenso importante de agua que los ha llevado a quedar completamente secos, con imágenes que algunos vecinos califican de "tristes y desoladoras".
La sequía deja cauces de ríos sin agua en la provinciaLa sequía deja cauces de ríos sin agua en la provincia - Foto: BeldadVecinos de la cuenca del río Bullaque han recordado que este río, uno de los más largos y caudalosos de los que discurren por la provincia de Ciudad Real y que atraviesa parte del Parque Nacional de Cabañeros, este año, debido a la situación en la que se encuentra el pantano de Torre de Abraham, con menos de 22 hectómetros cúbicos de agua embalsada y tan sólo al 12 % de su capacidad, no se ha visto beneficiado del caudal ecológico.
El Plan Hidrológico del Guadiana contempla en su planificación para este río un caudal ecológico que se fija en un desembalse de 0,56 m3 por segundo (lo que equivale al 8,76 por ciento de las aportaciones naturales que recibe).
El objetivo del caudal ecológico es contribuir a alcanzar el buen estado o potencial ecológico del ríos y mantener, como mínimo, la vida piscícola que de manera natural habitaría o pudiera habitar en el río, así como su vegetación de ribera.
La sequía deja cauces de ríos sin agua en la provinciaLa sequía deja cauces de ríos sin agua en la provincia - Foto: BeldadEl río Bullaque, que discurre entre sierras y montes, y que es considerado uno de los principales afluentes en el cauce medio del río Guadiana, conserva uno de los bosques de ribera mejor conservados de Castilla-La Mancha, en el que destacan fresnos, alamedas y saucedas, donde también se pueden encontrar grandes praderas de nenúfares.
Por su carácter endémico, destaca la presencia de comunidades vegetales de tamujo, únicas de los ríos Guadiana, Guadalquivir, Tajo y Duero.
También son muy importantes, desde el punto de vista de la conservación, la presencia de especies autóctonas de peces como el barbo cabecicorto, el calandino y la boga del Guadiana, alguna de ellas, especies endémicas de esta cuenca.
Tanto el río Bullaque como el Guadiana, en esta parte de la provincia de Ciudad Real, acogen importantes poblaciones de nutria, galápago europeo, galápago leproso, tritón verdinegro y especies de ciprínidos de gran interés, así como poblaciones de especies amenazadas de aves, como la cigüeña negra, que encuentra en esta zona un interesante hábitat de nidificación y alimentación.
También son significativas la presencia de moluscos náyades (mejillones y almejas de río) endémicos y de distribución restringida, a cuyas poblaciones puede afectar irreversiblemente la desecación de estos ríos.
La falta de agua, han advertido estos vecinos, ponen en riesgo la conservación de estos espacios naturales, que en los próximos meses pueden sufrir un gran deterioro ambiental.