scorecardresearch

La campaña de poda se extenderá por 15.000 árboles

M. Lillo
-

Medio Ambiente detalla que el 80% de los residuos que se generan se biotrituran y se reutilizan en la ciudad

La campaña de poda se extenderá por 15.000 árboles - Foto: Tomás Fernández de Moya

Alrededor de 15.000 árboles de la capital, 10.000 situados en los Parques y Jardines de la capital y 5.000 del viario público, se someterán hasta el próximo mes de marzo a las tareas de poda que realiza tanto el servicio municipal del Ayuntamiento como la empresa adjudicataria del mantenimiento de las zonas verdes fuera de ronda, Inditec.

Se trata de unos trabajos que comenzaron a principios de este mes de noviembre, en concreto el día 8, y que, según los protocolos de la Concejalía de Sostenibilidad, Mariana Boadella, reducirán la poda estructura, la más fuerte, «al mínimo», ya que «lo que queremos es que los árboles tengan su propio crecimiento natural» y la ciencia de demostrado-prosiguió-que con una poda más agresiva de exponen más enfermedades y a una menor vida. Por este motivo, Boadella indicó que dicha poda se realiza solo en límites de fachadas o de propiedades o cuando interfiere con el alumbrado o las señales. 

La edil del ramo explicó que las labores de poda se aprovechan para realizar una inspección visual del arbolado, sobre todo haciendo uso de las plataformas elevadas que se utilizan, de manera que se puede estudiar también el estado que presentan los árboles en las copas.

Las tareas de poda se desarrollan tanto en altura, con cuatro equipos, dos municipales y dos de la empresa adjudicataria, y de un total de 14 trabajadores y cuatro plataformas articuladas. Además, hay otros tres equipos que trabajan desde el suelo, dos municipales y uno de la empresa, que en este caso dispone de nueve trabajadores con moto pértigas. En total, hay siete equipos trabajando en la poda y 23 trabajadores. 

Por lo que respecta a los residuos que se generan, unos 3.000 metros cúbicos, el 80 por ciento de ellos se biotribura y se usan como abono en zonas verdes y tratamiento superficial en parques y parterres, de manera que la picadura de la poda permite «no tener que usar herbicidas para que no crezcan hierbas». El 20% restante son tocones o ramas grandes que en algunos casos se reutilizan también.