scorecardresearch
Manuel López Camarena

El Yelmo de Mambrino

Manuel López Camarena


La realidad ahoga la fantasía de Pedro Sánchez

05/05/2022

Entre tanta destructiva noticia, tanto covid, ahora tanta hepatitis infantil de padre desconocido que está naciendo y que ya veremos dónde y por dónde nos lleva, tanta…, no viene mal, nada mal, que haya algo agradable y esperanzador, como esas cifras del, genéricamente llamado paro, o desempleo, que el Gobierno lleva unas cuantas horas esgrimiendo y agitando como quién airea una copa o cosa parecida. Pero sucede que junto a los que han comenzado a darle al ventilador de lo agradable, cosa lógica por otra parte, aparecen también los del otro ventilador, el negro, el que mueve los desechos de bosta…, el de la mierda, vamos, y dicen que el dicho paro mejora ¡sí!, poco o mucho, pero que con tiento y sin que las campanas empiecen a volar a velocidad de halcones peregrinos o gerifaltes, que ambos son rápidos casi como el rayo o el disparo de fusil, o, a mes a mes, que dirían Pujol o Puigdemont, como un inédito decreto ley salido de los núcleos-nucleicos del PSOE, únicamente porque dicho decreto convendría a Pedro Sánchez y a su círculo-circunvalante, encargado de llevarle a hombros al estilo de los toreros. O sea, que mejora el tema paro, pero con tiento y sin creer, v. g., que todos los discontinuos son fijos, por ejemplo, como afirma la Montero.
Pero a la vez que recibimos un respirillo, pese a que seguimos siendo los porra en la lista del mundo mundial europeo, nos llueven los palos desde todos los balcones del primer piso… y hasta del segundo. Ahora resulta que, ya saben ustedes, que sí nos han espiado, o les han a Pedro y a Margarita, gracias a Pegasus, un producto chachi y guay de la fábrica de los espías de Israel, con el que no sólo sabes lo que se dicen los amantes en el momento del golpe, sino que deja en vergüenza y con las vergüenzas a la vista de todos, lo está haciendo en estos mismitos días, a un presidente, Pedro Sánchez; a un Gobierno, el del propio Perico Sánchez; y a un país, España, que, sintiéndolo mucho, no podía haber caído en peores manos y mentes. En la IIª República, por si esto cae en manos jovenzazas, cuando gobernó, e intrigó mucho, el PSOE del cajista, Pablo Iglesias, el bueno, había gentes del Gobierno con prestigio, mientras que algunas y algunos de hoy, que lo aportaban, lo están perdiendo por seguir en el avión de las mentiras. Parece mentira que este Gobierno esté dando los bandazos y patinazos casi mortales que estamos sufriendo los españoles, Recuerden ustedes, por si pueden hacer algo algún día para remediarlo, que el pueblo español, aún siendo culpable por la propia dinámica del sistema, servidor el primero, no gobierna sino que delega el poder en los políticos. A ellos hay que pedirle responsabilidades. Yo se las pido de todo, hasta de que el Marruecos del sátrapa, dicen, sea uno de los espiadores y de que, esto sí es seguro, nos esté mojando la oreja. 
Por cierto, hay que ver qué cinismo más odioso y peligroso están desplegando los Ezquerra catalanes con el pobre Pedro.