El efecto 'valle' ahonda la despedida del sofocante julio

R.Ch.
-

En la última semana, el termómetro ha supera los 40 grados tantas veces como en todo el verano pasado. Son ya 12 noches seguidos con máximas por encima de los 20 grados

El efecto 'valle' ahonda las despedida del sofocante julio - Foto: Fotos Rueda Villaverde

El mes de julio deja atrás en el calendario un periodo sofocante en lo meteorológico con una ola de calor en sus últimos días que ha puesto a localidades como Almadén entre los municipios que han soportado mayores temperaturas de toda España. 

El oeste de Ciudad Real y de Toledo han sido las zonas más afectadas por las últimas jornadas de fuerte calor en la región en un mes que se despidió en la capital con una temperatura media que rondó los 30 grados centígrados, según los datos aportados por la Agencia Estatal de Meteorología en Castilla-La Mancha en su cuenta de Twitter (@AEMET_CLaMancha).

En concreto, la temperatura media del mes en Ciudad Real se situó en los 29 grados centígrados, con varios episodios de avisos naranja por calor. En comparación con el año pasado, es casi un grado más, y si se tiene en cuenta el verano de 2018, este mes de julio ha sido 2,5 grados más caluroso.

Así, por ejemplo, aunque desde la Aemet en la región apuntan que no se ha superado ninguna efeméride, Ciudad Real encadena 12 noches tropicales, con mínimas por encima de los 20 grados, y solo en esta semana el termómetro ha subido ya por encima de los 40 grados en tres días, las mismas veces que se superó esa barrera en todo el verano pasado.

La zona centro del país y especialmente las provincias de Toledo y Ciudad Real han sido las más castigadas por la ola de calor de estas jornadas en las que influye la existencia de los valles de los ríos Tajo y del Guadiana. “Los vientos que corren en la cuenca del río forman parte de una circulación cerrada, que se producen debido a la diferencia de temperatura entre el aire dentro del valle y el aire de la llanura situado fuera”, según explica el blog de la agencia meteorológica, que mantiene el aviso para este sábado por fuerte calor en la mitad este de la provincia, en la comarca de La Mancha, con temperaturas de 40 grados por los 39 y 38 que se esperan alcanzar esta tarde en el resto de la provincia.

Para mañana se mantiene el aviso, en este caso amarillo, antes de iniciar una semana en la que se prevé un cierto descenso de las temperaturas: el lunes solo se llegará a los 34 grados, aunque según vaya avanzando la semana el termómetro volverá a acercarse a los 40 grados.