scorecardresearch

A prisión seis de los acusados del tiroteo en el Pilar

Pilar Muñoz
-

El hijo del muerto ha quedado en libertad con cargos por tenencia ilícita de armas. Al resto se les imputa homicidio, allanamiento y tenencia ilícita de armas

Momento en que conducen a uno de los detenidos a los calabozos de los juzgados para posteriormente llevarlo ante la juez - Foto: Tomas

Seis de los siete adultos detenidos en el extraordinario tiroteo entre dos clanes rivales, la noche del lunes, en La Esperanza, en el barrio del Pilar, con el resultado de un muerto, pasan su primera noche en prisión este jueves. A última hora de la tarde de ayer jueves, la juez de Primera Instancia e Instrucción número 6 de Ciudad Real, en funciones de guardia, dictó un auto de prisión comunicada y sin fianza para seis de los siete adultos detenidos con la imputación provisional de homicidio, allanamiento de morada y tenencia ilícita de armas. El séptimo quedó en libertad con cargos y el menor imputado en los hechos está, desde el miércoles, en un Centro de Menores.

Según ha informado el Tribunal Superior de Justicia, a cinco de los detenidos se les imputa de manera provisional tres delitos: homicidio, tenencia ilícita de armas y allanamiento de morada; mientras que al sexto se le acusa de homicidio y tenencia ilícita de armas.

La mayoría de los imputados pertenecen al clan de los Cádiz, hay uno de la familia Torres y otros de los Fernández, aunque casi todos son familia.

Ayer, a media mañana fueron llevados a los Juzgados de la Plaza del Trillo de Ciudad Real en furgones de la Policía Nacional, uno en cada vehículo. A las dos y media de la tarde, la juez de Primera Instancia e Instrucción número 6 de Ciudad Real, en funciones de guardia, había tomado declaración a dos de los detenidos. A esta hora de la tarde continuaba la toma de declaración en los Juzgados en medio de fuertes medidas de seguridad. 

Traslado a Urgencias. También en torno a esta hora, desde la Comisaría Provincial avisaban de que se llevaban al Hospital de Ciudad Real a uno de los detenidos con una arritmia. Se trata del hijo de Ramón Torres Hernández, de 46 años, que murió de un disparo, como informó La Tribuna el martes.

Tras ser examinado en Urgencias del Hospital General Universitario de Ciudad Real fue trasladado  a los Juzgados para que prestara declaración ante la juez instructora.  Según pudo saber este diario, refirió un fuerte dolor en el pecho, se le hizo una radiografía y una analítica y tras comprobar que no había nada de origen cardíaco se le dio el alta médica.Según las fuentes, sufrió una crisis de ansiedad.

Después de prestar declaración, quedó en libertad con cargos. De forma provisional se le imputa un delito de tenencia ilícita de armas. 

Fue detenido en la carretera de Carrión, a bordo de un vehículo en el que la Policía Local halló dos pistolas y munición. Entonces dijo que no tenía nada que ver con la reyerta y que se llevaba a sus hermanos con discapacidad. En cuanto a la procedencia de las armas, no dijo nada. Ayer, ante la juez, también negó su participación en  el multitudinario enfrentamiento e intercambio de disparos a primeras horas de la noche del pasado lunes. Según ha podido saber este diario, sólo se le imputa un delito de tenencia ilícita de armas.

Raúl Torres no pudo velar el cuerpo de su padre, que recibió sepultura el miércoles. Ha pasado 72 horas en los calabozos de la Comisaría Provincial de Ciudad Real.

Despliegue policial. Ayer, desde primeras horas de la mañana, agentes de la Policía Nacional velaron por la seguridad desplegados en la puerta de los Juzgados de Ciudad Real, de los calabozos y zonas adyacentes. También han estado vigilantes en las barriadas de La Esperanza, en el Pilar; San Martín de Porres, La Granja y San Antón para evitar nuevos enfrentamientos. Los ánimos están muy caldeados y tras el tiroteo en el que murió de un disparo Ramón Torres Hernández se han producido daños en varios coches   de los implicados en los hechos. 

Algunos de los arrestados han sido asistidos por dos abogados de Ciudad Real, concretamente Miguel López y Félix Aponte, y el resto ha contratado a dos letrados de Córdoba, uno de ellos es Carlos Martos. El fiscal del caso es Francisco Javier Gutiérrez.

Menor de edad penal. Uno de los detenidos tras la ensalada de disparos en la barriada de La Esperanza es menor de edad penal. El miércoles fue puesto a disposición judicial.