Dominio por partida doble

Eduardo Gómez
-

Los dos conjuntos del club amarillo lideran sus clasificaciones en Primera Nacional y Liga Regional

La jugadoras del primer equipo del FF La Solana celebran una victoria. - Foto: FF La Solana

El FF La Solana está ante uno de los momentos más dulces de su historia. La primera plantilla del club amarillo lidera el Grupo IV de Primera Nacional, mientras que el filial encabeza también la tabla del Grupo I de la Liga Regional. Un premio al trabajo que desde hace más de una década lleva realizando el club y que esta campaña se está traduciendo en resultados.
Tras la reestructuración de categorías del fútbol femenino español, el FF La Solana quedó encuadrado en el Grupo IV de Primera Nacional (ahora tercera categoría) y aunque el objetivo inicial «era quedar entre los cuatro primeros», según recuerda su presidente y técnico de la primera plantilla, David Peinado, «vamos a pelear por todo. Estamos ahí por méritos propios y por nuestro trabajo y sabemos que va a ser complicado, pero lo vamos a intentar». Y es que únicamente el campeón de cada uno de los siete grupos y el mejor segundo lucharán en una eliminatoria directa por las cuatro plazas de ascenso a la Liga Reto Iberdrola.
Entre las claves de este gran rendimiento del FF La Solana cuando sólo queda ya una jornada para el final de la primera vuelta, David Peinado destaca que «comenzamos la pretemporada mucho antes que los demás equipos y este año tenemos al 80% del equipo en La Solana, algo que antes no podíamos y se nota mucho en los entrenamientos».
Entre las señas de identidad del equipo y que le están llevando al éxito es su fortaleza defensiva, pues con sólo ocho tantos encajados es el que menos recibe de todo el grupo. Una filosofía que mantiene el filial, que sólo ha recibido un tanto en los diez partidos que ha disputado. Además, Peinado destaca también el apoyo de los aficionados. 
Para mantener el nivel tocará sacrificar las vacaciones en Navidad y es que el técnico tiene previsto realizar varias sesiones de entrenamiento. «Las propias jugadoras son las que me lo piden», justifica Peinado.