scorecardresearch

Los testigos creen a la menor que denunció a su padrastro

Pilar Muñoz
-

La adolescente está bajo la tutela de la Junta de Castilla-La Mancha a raíz de la denuncia de abusos sexuales; todos sus hermanos también están tutelados

El acusado junto a su abogado entrando en la Audiencia Provincial donde está siendo juzgado. - Foto: Tomás Fernández de Moya

Los testigos en la causa por abusos sexuales a una menor dan credibilidad a su relato, aunque se tardó en denunciar y pese a que una vez lo negó. La menor está bajo la tutela de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha desde hace seis años, a raíz de la denuncia. Ayer, técnicos de la casa de acogida donde está tutelada prestaron declaración en la segunda sesión del juicio que se sigue en la Audiencia Provincial de Ciudad Real contra un hombre acusado de someter a la menor a abusos sexuales entre 2016 y 2017 en la casa familiar de un municipio ciudadrealeño, en la puerta del campo de Montiel.

El encausado mantenía una relación sentimental con la madre de la menor, había estado casado con una tía y tenido una aventura sentimental con su hermana. Los técnicos de la casa de acogida que testificaron ayer creen a la menor porque «lo ha contado de forma espontánea y constante», destacaron a este diario fuentes jurídicas.

En una ocasión se desdijo, negó que el acusado abusara de ella, porque estaba «influida» o «dirigida» por su madre, según testigos. Este hecho pudo ser una de las causas de que se suspendieran las visitas de la madre a su hija en el centro de acogida. La otra que la negativa de ésta a verla. En cualquier caso, los técnicos de Bienestar Social y las personas que trabajan en el hogar de acogida creen a la menor, según las acusaciones. El abogado Juan Aparicio, que defiende al procesado, discrepa abiertamente y sostiene que la menor no dice la verdad. Uno de los argumentos que esgrime es que en más de una ocasión dijo que no era verdad y cuando llevaba unos meses en el centro de acogida cambió la versión.

El letrado insiste en que el pediatra que examinó a la niña que entonces tenía ocho años no apreció signos de agresión sexual ni abusos.

Esta mañana van a prestar declaración personal de la Unidad de Valoración de Abusos Sexual Infantil (UVASI). Expondrá sus informes, indicó a este diario la letrada Carmen Delgado, que ejerce la acusación particular en representación de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha al tener la tutela de la menor. Los técnicos de la UVASI consideran que la menor fue víctima de un posible abuso sexual, según la abogada.

Hoy los psicólogos y trabajadores sociales expondrán sus informes ante el Tribunal de la Sección Segunda de la Audiencia Provincial que enjuicia los hechos.

La Fiscalía pide una condena de once años de cárcel para el acusado por un presunto delito continuado de abuso sexual, mientras que la acusación particular solicita doce años

En la primera sesión del juicio, la menor sostuvo su acusación respecto al hombre que fue pareja sentimental de su madre cuando ocurrieron los hechos entre los años 2016 y 2017. Entonces tenía ocho años y, según su testimonio, el acusado la sometía a abusos sexuales cuando se encontraba a solas con él en la casa familiar. La menor tardó en denunciar los hechos. Lo hizo a través de una educadora de la casa de acogida donde fue llevada al asumir la tutela la Junta de Comunidades. La denuncia se interpuso en el cuartel de la Guardia Civil de Miguelturra y poco después se hicieron cargo de las actuaciones agentes de la Unidad de Policía Judicial de la Guardia Civil de Manzanares.

El acusado niega los hechos que se le imputan y no acierta a saber la razón, aunque cree que los celos pueden estar detrás.