El Consistorio cuenta con facturas que están aún pendientes

Manuela Lillo
-

La Intervención municipal advierte en una circular que «existe un gran número» de ellas que están pendientes de prestar conformidad o disconformidad

El Consistorio cuenta con facturas que están aún pendientes - Foto: Tomás Fernández de Moya

El Ayuntamiento de Ciudad Real tiene facturas que están pendientes de aprobación y así lo ha advertido la Intervención municipal a través de una circular en la que informa que se ha «comprobado que existe un gran número de facturas pendientes de prestar conformidad o disconformidad», según un documento al que ha tenido acceso este diario con fecha del pasado 7 de noviembre.
En la circular se detalla que, de dichas facturas, unas estarán en el plazo habitual de tramitación, mientras que otras estarán «ya vencidas», de manera que informa que, «con el fin de que la totalidad o la inmensa totalidad de ellas pueden tener cabida en las partidas presupuestarias del ejercicio 2019, es muy urgente la gestión de las mismas, dando el visto bueno o rechazándolas teniendo en cuenta el cierre del ejercicio económico y las fechas navideñas que se aproximan», ya que detalla que «las facturas deben firmarse en el plazo máximo de diez días desde que se reciben y siempre antes del 20 de diciembre de 2020».
De no ser así, prosigue el propio documento, «corresponderá contabilizarlas con cargo a partidas presupuestarias del año 2020, con la consiguiente merma de crédito de las mismas». Además, desde la Intervención municipal se recuerda que dicho procedimiento para registrar y aprobar facturas en las administraciones públicas están regladas por la normativa y que condicionan el periodo medio de pago a los proveedores y la morosidad. En concreto, el periodo medio de pago en el Ayuntamiento de Ciudad Real se situó el pasado mes de agosto (último dato publicado) en 19,94 días.
Durante la legislatura pasada, el Consistorio de la capital se mantuvo con un periodo de pago a los proveedores reducido, después de que en la última etapa de gobierno de Rosa Romero se acogiera a un plan de crédito para saldar la deuda que había y que fue acompañado de un plan de ajuste al que también se puso fin.