scorecardresearch

La capital no tocará impuestos ni tasas en este mandato

M. Lillo
-

Los únicos cambios que se aplicarán serán los que se aprobarán hoy en el Pleno municipal sobre la bonificación por herencia de las plusvalías y a la tasa de saneamiento de agua

El IBI, que se aplica a los titulares de viviendas, tendrá un tipo impositivo del 0,78 para el año que viene. - Foto: Rueda Villaverde

Las tasas e impuestos de la capital no se tocarán en lo que queda de legislatura, más allá de los dos retoques que se prevén aprobar hoy en el Pleno relativos a la bonificación por herencia de las plusvalías y a la tasa de saneamiento de agua. El concejal de Hacienda, Nicolás Clavero, afirmó a La Tribuna que no habrá más cambios previstos de aquí hasta lo que resta de mandato, el cual finaliza en mayo de 2023.

En este sentido, recordó que el equipo de Gobierno ya aprobó el pasado 30 de septiembre de 2021 la modificación a la baja del tipo impositivo del Impuesto sobre Bienes Inmuebles (IBI) para dos años: del 0,80 al 0,79 para este año 2022 y del 0,79 al 0,78 para el ejercicio 2023, del mismo modo que se ampliaron las bonificaciones aplicables por este concepto a las familias numerosas.

Con ello se cumple la hoja de ruta que trazó el equipo de Gobierno del PSOE y Cs en el pacto de investidura alcanzado en 2019, lo que daría lugar a que en septiembre, cuando tradicionalmente se confeccionan las ordenanzas para el ejercicio siguiente, no se plantean modificaciones y se apueste por la congelación de las tasas y los impuestos.

En concreto, los cambios que se aprobarán hoy serán la ampliación de la bonificación por herencia en las plusvalías del 35 al 50% y una reducción en la tarifa del agua, en concreto del saneamiento, de 0,7192 euros por trimestre, algo más de 3,5 euros por año.

Clavero se pronunció en este sentido tras exponer que el Plan presupuestario a medio plazo del Ayuntamiento para el periodo 2022-2025 contempla una actualización de los gastos municipales del 2 por ciento, principalmente por el aumento de los costes, y del mismo porcentaje en los ingresos «por el crecimiento vegetativo, por los nuevos padrones». En este documento se contempla, por ejemplo, que el IBI que se pondrá al cobro pasará de 29,3 millones en este 2022 a 30,6 en 2025.

No obstante, el edil indicó que se trata sólo de «una previsión administrativa, una formalidad» que se remite al Ministerio de Hacienda y que «no tiene carácter vinculante». Se trata, dijo, de un plan en el supuesto de que no se adoptasen decisiones políticas, que, sin embargo, se adoptarán y se plasmarán por ejemplo en el presupuesto de 2023, que se confeccionará en octubre.