Ladrones de viviendas siembran el pánico en Membrilla

Pilar Muñoz
-

Todo apunta a una banda experta en trepar y gatear por los tejados para acceder a las casas, en una de ellas sustrajeron joyas y una abultada suma de dinero y en otra se llevaron la caja fuerte

Ladrones de viviendas siembran el pánico en Membrilla - Foto: Fotos Rueda Villaverde

Una banda de ladrones dedicada a asaltar viviendas ha sembrado el pánico en Membrilla donde la mayoría de los vecinos pasa la noche prácticamente en vela desde hace un par de meses, cuando empezaron los robos,  más de una decena y otros frustrados, aseguran a La Tribuna víctimas de estos delincuentes.
Han denunciados los robos, pero también han reforzado las cerraduras de sus viviendas, han puesto cerrojos fac y otros medios de seguridad para evitar que entren en sus casas. Según han explicado a este diario, los ladrones acceden a las viviendas saltando de un tejado a otro tras rodear y atravesar los cercados.
 Son expertos en trepar y gatear por los tejados y en saquear viviendas. Una vez que acceden al interior abren armarios, tiran cajones, ponen todo patas arribas en busca de dinero, oro, ordenadores y otros efectos de valor.
En uno de los robos perpetrado en una vivienda de Membrilla se llevaron la caja fuerte, que unos días después encontró un vecino en unos terrenos, tirada en medio del campo. Se llevaron lo que guardaban de valor y dejaron las cartillas de ahorro del banco.
Otro robo fue perpetrado en la vivienda de un empresario de Membrilla. Estaba de vacaciones, pero su hijo se quedó en la casa y todo apunta a que los ladrones sabían todos los movimientos de la familia, es decir, estuvieron vigilando y aprovecharon el sábado que salió a dar una vuelta. Los ladrones se colaron en la vivienda a través de los tejados de casas colindantes y una vez dentro revolvieron todo hasta conseguir hacerse con un jugoso botín: las alianzas, pulseras y otras piezas de oro y valor sentimental, así como una importante suma de dinero que guarda el propietario (un empresario) para hacer frente a  unos pagos.
En otro domicilio sustrajeron igualmente joyas y dinero. El modus operandi es el mismo y todo indica que los ladrones conocen bien el terreno. Además, hacen un seguimiento a las personas que habitan en las viviendas. De ahí que uno de los robos se cometiera cuando la familia estaba celebrando una boda. El perro empezó a ladran si parar, pero los vecinos creyeron que era porque se habían ido los dueños.
En menos de dos meses se han perpetrado más de una decena de robos. Otros se han frustrado al notar los moradores que alguien estaba intentado entrar en  sus viviendas y comenzaron a gritar, consiguiendo ahuyentarlo. Uno de los robos  fallidos fue en la casa de la madre del alcalde de Membrilla.
Los vecinos consultados por este diario aseguran que hay «mucha alarma social, pánico y temor de pueda ocurrir una desgracia si entran a una casa y alguien les hace frente. Esta gente es peligrosa», afirman  tras demandar más presencia policial para evitar los robos y poner a buen recaudo a los autores.