El Camino de Santiago regresa a la vida

Jonatan López
-

El Camino de Uclés experimenta una notable afluencia de peregrinos, el Camino de la Santa Cruz abre uno de sus centrosde acogida, mientras que los albergues del Camino de la Lana permanecerán cerrados hasta que pase la pandemia

El Camino de Santiago regresa a la vida - Foto: Reyes MartÁ­nez

Jno de los claros síntomas que indican que poco a poco se recupera la normalidad es la vuelta del peregrino al Camino de Santiago.  Desde el pasado 1 de julio, de forma oficial, se han restablecido las diferentes rutas que llevan al caminante a cubrir largas y duras etapas en su tránsito hasta alcanzar la compostela. Eso sí, los albergues, los alojamientos, las oficinas del peregrino donde se cuña la credencial, o los distintos servicios asociados al camino vuelven poco a poco con prudencia y temor. No obstante, muchos peregrinos no han podido resistirse y, como suele ser habitual para estas fechas, regresan a la calzada de polvo y barro para experimentar esa agradable sensación que combina lo deportivo, la superación personal, o el sentimiento religioso.   
En Cuenca, aún no se contabilizan pernoctaciones en los diferentes albergues que forman parte de las tres rutas –Camino de la Lana, Camino de la Santa Cruz y Camino de Uclés– pero las asociaciones que los gestionan confirman que tienen constancia de la llegada de algún que otro peregrino a pie o en bicicleta. Hay quien, por aquello de garantizar su seguridad, prefiere hacer noche en alojamientos rurales, hostales o pensiones.  
camino de la lana. El Albergue de la capital conquense, situado en la calle Colón, «está cerrado y sin previsión de nueva apertura hasta que no pase la pandemia», dice el hospitalero, Luis Cañas, quien explica que todos los alojamientos atendidos por las asociaciones del Camino de Santiago que transitan por el Camino de la Lana «están cerrados, e imagino que igualmente cualquier centro de acogida que dependa de los ayuntamientos».
Cañas entiende que algún caminante haga uso de la hotelería tradicional, incluso ha visto ya a peregrinos transitando por el camino, y recuerda que se facilitará información y se concederá la credencial a quien lo pida. Sin embargo, cree que la labor del hospitalero es «desaconsejar que se haga el camino. Siendo una experiencia personal tan trascendente y positiva, recomendamos que lo dejen para el año que viene, que las circunstancias serán mejores. Con los protocolos sanitarios que hay en albergues públicos y privados se pierde totalmente la gracia».
A su vez, Pepe Cava, presidente de la Asociación de Amigos del Camino de la Lana en Cuenca y hospitalero del albergue de Villaconejos de Trabaque, confirma que ya se ha visto a algún ciclista transitar por el camino, pero menciona que los diferentes albergues desde la Comunidad Valenciana se encuentran cerrados. Cava piensa que, por el momento, «es mejor no abrir el de Villaconejos hasta que se solucione lo del virus».
camino de la santa cruz. Hospitaleros y miembros de la Asociación de Amigos del Camino de Santiago y la Santa Cruz, coincidiendo con la reapertura del Camino de Santiago, adecentaron el  albergue de La Alberca de Záncara ‘Fray Francisco de la Cruz’, para asegurar así su higiene y desinfección. Por ahora, están a la espera de recibir a los primeros peregrinos que deseen pernoctar.
Su presidente, Miguel García, confirma que las instalaciones han quedado relucientes a la espera de nuevos peregrinos y se cumple estrictamente con el protocolo para garantizar al peregrino que el espacio está libre de virus.
camino de uclés. El Camino de Uclés es, sin duda alguna, el que más asistencia de peregrinos nota. Desde que se levantaron las restricciones, muchos romeros de Madrid han optado por hacer uso de la ruta que discurre hasta el Monasterio de Uclés. Manuel Rossi, impulsor de la vía y presidente de la asociación, confirma que la gente «está viniendo en grupos  y en familia. Estamos teniendo mucho éxito, hasta el punto de que hemos detectado hasta 50 personas en ruta. De hecho, han llegado más peregrinos al Monasterio que a Compostela».
Rossi, convaleciente tras haber estado ingresado en la UCI en varias ocasiones por el Covid, cree que el Camino de Uclés va a suponer un aliciente económico para los municipios de la Comunidad de Madrid y de Cuenca por los que discurre el itinerario. «En cuanto pase la pandemia nos volveremos a reunir con los ayuntamientos para que puedan beneficiarse, así como los comercios y establecimientos hosteleros», cuenta el presidente, que explica que «ya hay gente que está desayunando o comiendo en los bares de esos pueblos».
Lo bueno del camino, recalca, es que se pueden mantener las distancias al aire libre entre peregrino y peregrino y procurar así la seguridad de todos. «No hay sitio ahora mismo más seguro que el camino. Nada que ver con las discotecas o las playas», manifiesta el representante del colectivo.
Precisamente, los Caballeros de la Orden de Santiago de la Mancha han decidido homenajear este año a Rossi otorgándole el título de Caballero de Honor. El acto tendrá lugar el sábado 25, día de Santiago Apóstol, en el Monasterio de Uclés.