scorecardresearch
Fernando Jáuregui

TRIBUNA LIBRE

Fernando Jáuregui

Escritor y periodista. Analista político


España, por fin dispuesta a afrontar la 'nueva realidad' latinoamericana

17/11/2021

Ahora que en Cuba puede ocurrir cualquier cosa, con una parte sensible de la población casi sublevada, que Venezuela sigue en lo mismo, que Chile es una olla a presión, que los 'bolivarianos' tienen una voz potente frente a los 'moderados', que el México de López Obrador se empeña en ser casi un Estado fallido, es el momento de que la 'nueva diplomacia' española se lance a reforzar sus debilitados lazos con América Latina. Y aseguran que la 'ofensiva' se va a poner ya en marcha no solo desde el Ministerio de Exteriores, sino desde otras muchas instancias e instituciones. El pistoletazo de salida, el día 26, cuando se elija al nuevo secretario general iberoamericano, un puesto clave con residencia en Madrid.

Tras unos meses de 'oscurantismo', en los que la anterior ministra española de Exteriores, Arancha González Laya, hasta suprimió el puesto, integrándolo en otros, el nuevo jefe de la diplomacia, José Manuel Albares, ha recreado el cargo de Secretario de Estado para Iberoamérica, que ha recaído en el diplomático Juan Fernández Trigo, que carece de perfil político -lo tuvo este cargo, y mucho, en tiempos de Trinidad Jiménez o de Juan Pablo de la Iglesia--, pero que tiene buen prestigio profesional.

Por otro lado, la elección, que debe producirse por consenso entre los cuatro candidatos, para designar al nuevo/a secretario/a general iberoamericano/a, el próximo día 26 en la República Dominicana, en sustitución de Rebeca Grynspan, servirá como pistoletazo de salida hacia una nueva época en las relaciones con América Latina, que atraviesan un momento de claro parón, aunque algunas fuentes insistan en que es solo relativo. Cuatro personalidades, dos de ellas políticos en activo, los ministros de Asuntos Exteriores de Guatemala y de Chile -por tanto, con pocas posibilidades de ser seleccionados-, compiten por el cargo: quien más suena, y posiblemente el que goce de mayores simpatías por parte del Gobierno español, es el peruano José Antonio García Belaunde, que fue ministro de Relaciones Exteriores, y cuya principal rival para el cargo es Rosalía Arteaga, exvicepresidenta de Ecuador en tiempos del controvertido Abdalá Bucaram.

Belaúnde cuenta con el apoyo del nuevo presidente peruano, el izquierdista Pedro Castillo, pese a que el embajador y exministro tiene un talante más bien socialdemócrata, de la misma manera que Arteaga cuenta con el respaldo del presidente Lasso. La figura del secretario general de la SEGIB tiene gran importancia a la hora de configurar las 'cumbres' iberoamericanas, impulsadas por España -acuden siempre el rey y el presidente del Gobierno, y España es la principal financiadora_ y que estaban en indudable decadencia. La próxima, a celebrar en Santo Domingo, marcará 'una nueva etapa', en la que España encarará "con realismo" las "nuevas realidades iberoamericanas, que son diversas y complejas", comenzando por la incursión comercial, diplomática y económica, de potencias emergentes como China o la India.

Esas son las 'nuevas realidades' que la diplomacia española deberá afrontar a partir de ahora si quiere, como en otros tiempos, mantener su influencia en la parte del mundo en la que más cuidado debería poner -somos los segundos inversores mundiales, en términos globales, sin contar con otras razones históricas y afectivas-- a la hora de potenciar unas relaciones inmejorables.