scorecardresearch

¿Unidos en un solo pueblo?

Hilario L. Muñoz
-

Dos municipios de la provincia de Badajoz estudian fusionarse en uno, un proceso que no conciben localidades vecinas de #CiudadReal

Un cartel ubicado a mitad del recorrido entre Ciudad Real y Miguelturra. - Foto: Rueda Villaverde

Villanueva de la Serena y Don Benito son dos municipios de Badajoz que distan apenas unos kilómetros uno del otro. Entre ambos suman 62.000 habitantes y junto serían la tercera mayor localidad de Extremadura, superando a Mérida. El año que viene sus vecinos tendrán la oportunidad de votar si desean fusionarse y que en 2031 solo haya una localidad. Se trata de una situación de la que se ha hablado en la provincia en varias ocasiones. Aquí hay ejemplos de municipios próximos, a apenas unos kilómetros, que llegan, incluso, a compartir ciertos servicios para ahorrar costes. Ciudad Real y Miguelturra, Puertollano y Argamasilla de Calatrava, Terrinches y Albaladejo, Almagro y Bolaños de Calatrava o Manzanares y Membrilla son solo algunos de esos municipios próximos en términos de distancia, pero alejados en cuanto a su «idiosincrasia» y que optan por mancomunar servicios, de ser necesario, antes que pensar en una posible fusión a futuro.

«Villanueva de la Serena y Don Benito distan tres kilómetros, pero comparten todos los servicios desde hace muchos años, con un hospital en medio de los municipios o una Comisaría». Así explica el alcalde de Puertollano, Adolfo Muñiz, las claves de la fusión en Badajoz, una zona que visitó recientemente para recabar el apoyo al tramo sur de la A-43. «La unión hace la fuerza», señala el edil de la ciudad minera, quien apunta a que en un lejano futuro podría ser necesario, pero por el momento, cree que no es viable, porque entre Puertollano y Argamasilla no hay servicios comunes.

Quienes sí que tienen algo en común son Almagro y Bolaños: la depuradora es conjunta, y ambos crearon una mancomunidad para su gestión y para el desarrollo de una piscina climatizada común. La mancomunidad está a punto de desaparecer, ya que se quedó sin contenido cuando la gestión de la depuradora pasó a la empresa Aguas de Castilla-La Mancha. «Nadie se ha planteado la fusión ahora mismo», por las diferencias entre ambas localidades, aunque si hubiera «un beneficio» se podría pensar, dijo el alcalde de Almagro, Daniel Reina a La Tribuna. «Creo que somos dos pueblos que tenemos y compartimos relaciones económicas, sociales y familiares, pero la singularidad de las tradiciones y la idiosincrasia serían motivo para no proponer una unión», apuntó el primer edil de Bolaños, Miguel Ángel Valverde, que dice no a fusionarse y perder la identidad, pero sí colaborar en ciertos servicios, como ocurre con las mancomunidades. «La provincia de Ciudad Real es muy grande, de las más extensas, pero tampoco hay tantos municipios, 102, por lo que creo que cada uno tiene una singularidad específica», algo que hace impensable, por el momento, una fusión.

«Siempre es posible, pero al mismo tiempo es muy complejo», indicó el alcalde de Membrilla, Manuel Borja, ante una posible fusión con Manzanares. El alcalde de esta localidad, Julián Nieva, ve necesario profundizar en la gestión conjunta, y en hacerla bien. Como ejemplo apuntó a que hay servicios que sufraga Manzanares, como la piscina climatizada que es utilizada por ambas poblaciones, pero solo la pagan los manzanareños. «Cuando dos poblaciones están tan cercanas, surgen ciertos conflictos». Nieva ve claro que es necesario que «se optimicen los servicios públicos y hacerlos más sostenibles», por lo que cree que es posible ahondar en «formas de colaboración entre ambas poblaciones». Con todo, recordó que esto puede ocasionar problemas, con procesos judiciales, como ha ocurrido con la depuradora y los conflictos asociados o el suministro de agua y el coste. «A veces la cercanía que puede suponer un factor positivo no lo es».

Una depuradora es lo que comparten Albaladejo y Terrinches, dos localidades del Campo de Montiel, que también están unidas a Puebla del Príncipe en la gestión del agua para hacerla «más viable para los tres pueblos» explicó la alcaldesa de Terrinches, Ana García. «No nos hemos planteado fusionarnos y aunque estén muy cercanas nuestras formas de pensar y de ser, somos distintos», indicó, por su parte, la alcaldesa de Albaladejo, Elena Castillo.

«Al final, aunque estemos próximos somos diferentes y eso también tiene su importancia», indicó la portavoz del equipo de Gobierno en la capital, Mariana Boadella, al pensar en una hipotética fusión de Ciudad Real con Miguelturra o con Poblete. Las tres localidades llevan años hablando en materia de Movilidad conjunta, comparten gestión del agua, pero Ciudad Real opina que aunque la unión puede crear un municipio más fuerte, también «tiene sus ventajas ser municipios independientes». Por este motivo se ve clave «trabajar juntos», algo que, recordó, se puede hacer aunque cada uno tenga su identidad.