scorecardresearch

La Junta se persona por la muerte de un buitre leonado

Hilario L. Muñoz
-

El juzgado número 5 de Ciudad Real está redactando las diligencias previas por unos hechos que ocurrieron en noviembre de 2020, en una finca de Porzuna

Imagen de archivo de la necropsia de un buitre leonado electrocutado en el centro del Chaparrillo. - Foto: RUEDA VILLAVERDE

La Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha ha decidido personarse dentro de una causa abierta por el presunto abatimiento a tiros de un buitre leonado en la provincia. Se trata de las diligencias previas, del procedimiento 69/2021, iniciado por el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 5 de Ciudad Real, donde se investigan las causas que llevaron a la muerte en una finca de Porzuna de un ejemplar de esta especie de buitre, incluida dentro del catálogo regional de Especies Amenazadas con la categoría de Interés Especial.

El delegado de la Consejería de Desarrollo Sostenible, Fausto Marín, explicó que los hechos se remontan al 28 de noviembre de 2020 cuando las autoridades recibieron la llamada de un vecino de la localidad que indicaba que había encontrado el cadáver de un perro y de un buitre leonado en una finca del término municipal. «Se personaron los agentes de la demarcación de Ciudad Real» y aparentemente el cadáver del buitre estaba «en buenas condiciones», lo que permitió realizarle la necropsia. De este modo se procedió al levantamiento y siguiendo el protocolo se llevó al Centro de Recuperación de Fauna Silvestre del Chaparrillo, que concluyó que se observaban «dos lesiones compatibles con un proyectil disparado por un arma de fuego». «Se concluyó que el animal recibió un disparo y su muerte fue instantánea», señaló Marín.

La Junta de Comunidades fue la que remitió el caso al juzgado, informando que presuntamente alguien podría haber abatido al animal o disparar a un grupo de buitres que se habían acercado a alimentarse del perro fallecido. Además se inició un expediente sancionador, que «lógicamente está en suspenso hasta que no se decida el procedimiento penal». En este sentido, Marín señaló que abatir a un animal protegido como es un buitre leonado puede conllevar penas de cárcel y el Gobierno regional se ha personado al considerar que hay «un presunto delito contra el medio ambiente» en estos hechos, pendientes aún de que se cierre el sumario para su procesamiento por el juzgado.

Marín recordó que no son normales este tipo de sucesos en una provincia cinegética como la de Ciudad Real. «Afortunadamente entre los cazadores hay concienciación» y un suceso como el ocurrido «se ciñe solo y exclusivamente a personas que son tiradores». Por este motivo, el delegado apuntó que un suceso de este tipo señala a «una o unas personas desalmadas que dispararon a un buitre o a un grupo de buitres y alcanzaron a uno que estaba comiendo».