La menor que acusó a su cuñado de abusos planta al Tribunal

Pilar Muñoz
-

El acusado se enfrenta a 11 años de cárcel; su abogado pide la absolución al argüir que por su edad y costumbres no sabía que era delito mantener relaciones con una chica de 14 años

El Tribunal ha tenido que suspender el juicio señalado hoy en la Audiencia de Ciudad Real - Foto: Rueda Villaverde

La menor que denunció a su cuñado por abusos sexuales ha dejado plantados a los magistrados de la Audiencia Provincial de Ciudad Real, a la fiscal y a la defensa. Ni ella ni su madre que denunció los hechos en noviembre de 2018 se han presentado al juicio señalado hoy en la Audiencia Provincial forzando a la suspensión de la vista oral sin que el Tribunal haya adoptado de momento resolución alguna ni dictado un auto relativo a esta circunstancia, han indicado a este diario desde el Tribunal Superior de Justicia de Castilla-La Mancha.

Sí ha comparecido el acusado, que se enfrenta a una condena de once años de prisión, «una pena muy elevada», ha subrayado su abogado Jorge Nobella Navarro, quien ha manifestado a la prensa no entender la incomparecencia ante una denuncia tan grave que puede llevar a una persona a la cárcel once años.

El letrado pide la absolución para el encausado de iniciales D. M. M. tras defender que las relaciones fueron consentidas y que su cliente por su edad (tenía 20 años) y por la cultura a la que pertenece «no podía saber que el consentimiento de la menor no era válido». La chica tenía entonces 14 años y el Código Penal castiga los actos de índole sexual con menores.

La fiscal del caso pide once años de prisión para el acusado al considerar los hechos constitutivos de un delito continuado de abuso sexual tipificado en los artículos 74 y 183.1.3 del Código Penal.

Los hechos ocurrieron entre los meses de septiembre y noviembre de 2018. El acusado mantuvo «numerosas relaciones sexuales completas con la hermana de su esposa cuando sólo contaba con 14 años», según sostiene la fiscal.

La menor vivía en una casa de la comarca de Tomelloso contigua a la de su hermana y el encausado «cada vez que quería tener relaciones sexuales le mandaba un mensaje a su teléfono móvil», acudiendo ella a la vivienda donde tenía relaciones con su cuñado aprovechando que su hermana no se encontraba en el domicilio.

En ninguna de las relaciones existió violencia o intimidación; si bien «el consentimiento de la menor estaba viciado dada su escasa edad», mantiene la fiscal.

No se discute el consentimiento, que fue prestado por la chica, pero sí la existencia o no de un error de carácter vencible sobre la prohibición a mantener relaciones con una menor de 14 años, ha señalado el letrado de la defensa que sostiene que su cliente no sabía que era delito porque «no tiene estudios y por su cultura». Además, el abogado ha puesto énfasis en la edad de ambos, él tenía 20 años y ella 14, y en el informe pericial. Ha asegurado que «los peritos psicólogos y trabajadores sociales determinan que el grado de madurez es similar».

El letrado se agarra a estos informes periciales e incluso al Código Penal en relación al grado de madurez y desarrollo de la persona en la tesis exculpatoria que defiende.

Casado con su hermana. En la actualidad, el acusado está casado con la hermana de la denunciante y tienen dos hijos. «La víctima se independizó y es madre», indica el letrado. Su cliente fue detenido en Denia (Alicante) y el titular del Juzgado de Instrucción número 3 del municipio alicantino dictó un auto en noviembre de 2018 en el que acordó que el acusado no se podía aproximarse a la víctima a menos de 300 metros ni comunicarse con ella.

El 27 de noviembre de 2018, la madre de la menor denunció los hechos que se tenían que haber enjuiciado hoy en la Audiencia de Ciudad Real. El juicio está pendiente de nuevo señalamiento.