scorecardresearch

Asaja no descarta la vía judicial tras activarse los pozos

A. Criado
-

Rodríguez pide a los políticos que «rompan su silencio y den un paso al frente para defender de verdad a esta tierra» e insiste en el trasvase por la Tubería Manchega como solución

Asaja no descarta la vía judicial tras activarse los pozos - Foto: Rueda Villaverde

La organización profesional agraria Asaja, como ya avanzó hace unos días a través de un comunicado, mostró este miércoles su rechazo frontal a la reactivación de los bombeos de agua de los pozos de emergencia para paliar la delicada situación hídrica que atraviesa el Parque Nacional de Las Tablas de Daimiel, que inició el nuevo año hidrológico con apenas 36 hectáreas de superficie encharcadas de un total de 1.700. Según informó a La Tribuna su secretario provincial, Florencio Rodríguez, están analizando posibles escenarios de protesta «sin descartar acudir a la vía judicial».

Rodríguez recordó que esta problemática no solo afecta a Asaja, por lo que hizo un llamamiento al resto de organizaciones agrarias, colectivos y municipios a «trabajar de forma conjunta y en una misma dirección» para defender los intereses de las cientos de familias que viven de la agricultura en esta zona de la provincia. También apeló a la clase política para que «rompan su silencio y trabajen de verdad por esta tierra, su economía y sus empresas». «Queremos dejar claro que no estamos en contra de Las Tablas, cuya situación actual es vergonzosa, pero los agricultores también tienen que vivir, tal y como ocurre en otros territorios del país», apostilló.

En este sentido, el secretario provincial de Asaja aseguró que es inútil reflotar el agua subterránea a la superficie porque «en cuestión de meses el agua se vuelve a filtrar, por física y sentido común». Insistió en que la solución para recuperar el humedal manchego pasa por un trasvase desde la cabecera del Tajo hasta la Tubería Manchega, a través del acueducto Tajo-Segura, conforme establece la ley. «Se han gastado más de 200 millones de fondos públicos en esta infraestructura y está infrautilizada», enfatizó para insistir en que la reactivación de los pozos es «la solución más fácil».

El parque nacional reactivó los pozos de emergencia en la medianoche del pasado viernes. Según fuentes del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, el bombeo de agua es de un metro cúbico por segundo y se llevará a cabo «de forma adaptativa a las condiciones meteorológicas», con el objetivo de «garantizar el agua suficiente para favorecer la hibernación de las aves acuáticas del humedal manchego y la humectación del paquete de turbas».

El pasado mes de marzo ya se activó esta batería de sondeos de emergencia, con el fin de llevar 5,75 hectómetros cúbicos al parque nacional en dos meses. El Patronato de Las Tablas de Daimiel había pedido un trasvase de 20 hectómetros cúbicos, pero fue rechazado por la Comisión Central de Explotación del Acueducto Tajo-Segura.