scorecardresearch

Casi 80.000 dueños de perros incumplen la ley sanitaria

Hilario L. Muñoz
-

Veterinarios denuncian que se legisle una norma de bienestar cuando solo el 40 por ciento de los dueños cumple una década después con la norma de ámbito regional

Un hombre pasea con sus perros por una calle de Ciudad Real. - Foto: Rueda Villaverde

Este jueves está previsto que el Congreso debata la nueva norma de bienestar animal, un texto legal que surge entre un alud de críticas por parte de numerosos sectores, entre ellos los veterinarios, cuyo presidente provincial, José Ramón Caballero, viene denunciando que se ha aprobado sin tenerlos en cuenta y sin pensar que ya existen normas autonómicas que podrían servir para el control y la salud de las mascotas, pero que no se cumplen en su totalidad. Entre ellas está la orden del Programa Zoosanitario Básico de Cánidos, Félidos y Hurones, una norma básica que plantea la obligatoriedad de que haya un control anual, una vacunación por un veterinario para evitar la rabia, una enfermedad que está «a 14 kilómetros de España» en África y que es una zoonosis, puede pasar de la mascota a los humanos. Esa orden se aprobó en junio de 2014 hace casi una década, pese a los años solo cuatro de cada diez perros en la provincia de Ciudad Real la cumplen y eso entre aquellos que se encuentran dados de alta en el sistema.

En este sentido, en la provincia de Ciudad Real, con datos de inicio de 2023, hay 137.742 perros censados y de estos, 57.761 tienen la vacunación en regla. Sus dueños fueron al veterinario a que le pusieran la vacunación antirrábica anual. Solo el 42 por ciento de los perros cumple, un porcentaje que se ha incrementado en los últimos años. En 2018 el dato era del 37 por ciento. «Hemos hecho una campaña en el Colegio autonómico recordando esta obligatoriedad». El porcentaje de animales vacunados cae al 36,7 por ciento en la región.

Los datos se repiten para gatos, por ejemplo, donde en la provincia apenas hay 7.428 censados y 3.515 vacunados, un 47 por ciento, porcentaje que cae al 36 por ciento en la región. «Son gatos que viven con nosotros en casa y como un día se escapen irán a la colonia que van a aceptar ahora como silvestres», uno de los elementos de la normativa de bienestar animal. «Pueden contraer una toxoplasmosis o la rabia o cualquier virus, porque los gatos son portadores de virus, incluida el COVID», señaló Caballero. Lo mismo ocurre con los hurones, con 4.663 censados y solo 1.650 vacunados en la provincia, y somos «de los que más».

Cumplir antes de legislar.

«Hay que cumplir las normativas vigentes con los animales», señaló Caballero, recordando la importancia que podría suponer cumplir esta orden en vigor desde hace casi una década. «El veterinario se encarga de llevar un control de su núcleo zoológico y es el que mejor le puede recomendar en alimentación y bienestar» a los animales, recordó, muy crítico con aspectos de la nueva ley como la formación necesaria para ser titular de un animal de compañía. «Denunciamos el intrusismo que puede haber», señaló el presidente, y apuntó que los veterinarios han criticado esta situación en todos los medios posibles.

El presidente del Colegio señaló que la nueva normativa podría fomentar el abandono y pidió que haya una consulta a los veterinarios antes de su aprobación definitiva o en su desarrollo reglamentario. De hecho, sobre el título, Caballero cree que habrá presiones y un coste económico por mínimo que sea para obtener un título, un carné, que es obligatorio en la nueva ley para quienes tienen perro.

«Se pasa por encima de normativas que estaban asegurando el bienestar animal», indicó el presidente del Colegio, quien apuntó que hay una serie de normativas ya existentes, como la de 2004 que obliga a la identificación de estos animales y en 2014 la obligación de vacunar contra la rabia todos los años y «no la cumplimos». «Hay aspectos que están supeditados a la normativa de las comunidades y chocan con ellas», . «Los principios de la clínica veterinaria son el bienestar animal por encima de todo, pero tamnbién las personas y el medio ambiente», recordó.

En cuanto a la identificación de los animales, una normativa del año 2004, el cálculo de la organización colegial es que habrá por lo menos el 60% más de animales sin identificar. «Calculamos que están identificados el 40 o el 45 por ciento de los animales que realmente existen», dijo el presidente del Colegio de Veterinarios, recordando que cuando surgen problemas salen estas cifras.