scorecardresearch

"Además de costes, hay que analizar los beneficios de A-43"

D. M. / R. Ch.
-

José Manuel Caballero, presidente de la Diputación, repasa en esta entrevista distintos aspectos de actualidad de la provincia

José Manuel Caballero, presidente de la Diputación de Ciudad Real. - Foto: Rueda Villaverde

La primera pregunta pasa, necesariamente, por la propuesta del Ministerio de Transportes de arreglar la N-430 mientras deja en el aire el proyecto de la A-43. ¿Es un palo para la provincia esa propuesta?
Me parece muy bien la inversión en la N-430, porque es muy evidente que hay que mejorar las condiciones de seguridad, del tráfico y evitar la accidentabilidad, pero nosotros no aparcamos el proyecto de autovía por Puertollano y Almadén. Y no solo no lo aparcamos, sino que aceleramos la reivindicación. Se lo decimos con claridad al Ministerio: queremos que se haga un estudio riguroso sobre la opción sur y entendemos que, además de los costes de la infraestructura, también se deben analizar los beneficios que genera en términos socioeconómicos y de población. 
Es un acicate esta última decisión del Ministerio, que compartimos en lo que se refiere a la inversión de la N-430, para acelerar la reclamación y la exigencia al Gobierno de España.

 

¿Tiene la impresión de que se quiere dar carpetazo a tantos años de incertidumbre por parte de todos los Gobiernos sobre esta autovía?
Lamentablemente hay ministerios en los que los técnicos tienen más peso y más protagonismo que los políticos. Eso hay que revertirlo. Hay que escuchar los criterios técnicos, pero hay que atender los compromisos políticos y el PSOE tiene un compromiso decidido con la opción sur. Es la posición que defiende no solo el PSOE en la provincia, también la Diputación y el Gobierno de Castilla-La Mancha. Es una lucha que no vamos a cejar.
 

“Además de costes, hay que analizar  los beneficios de A-43”“Además de costes, hay que analizar los beneficios de A-43” - Foto: Rueda Villaverde

¿Cree que la ministra Isabel Rodríguez puede echar una mano en esas reivindicaciones?
Sin ninguna duda. Ella es ministra del Gobierno de España y se debe a toda España, pero estoy convencido y así lo ha dicho ella, además, que va a trabajar y se va a preocupar por los asuntos que interesan a Castilla-La Mancha, a Ciudad Real y a Puertollano. Me consta que ya lo hace y tenemos en ella una magnífica embajadora de nuestros intereses en el Gobierno de España. He hablado con ella y está muy interesada y es muy consciente de la importancia que tiene el desarrollo de la A-43 por la comarca de Puertollano y Almadén.

 

¿Habrá conversaciones con el Ministerio para tratar de revertir ese informe?
Me consta que esas conversaciones no han cesado en ningún momento y ahora se van a intensificar. Y tengo conocimiento que el presidente Emiliano García-Page está pendiente de una reunión, si no la ha tenido ya, con la ministra a este respecto. Vamos a utilizar nuestra influencia y nuestra capacidad de comunicación para volver a situar encima de la mesa la opción sur.

 

La opción sur y la variante de Puertollano, de la que no se sabe nada... 
No se sabe nada y además es una prioridad. No tiene lógica que una ciudad como Puertollano no tenga ya una variante en pleno funcionamiento. Vamos con años de retraso y esa variante está conectada técnica y políticamente con el desarrollo de la autovía. 

 

La licitación de obra pública por parte del Estado ha sufrido un frenazo en Ciudad Real en la última década. ¿Qué proyectos quiere que aparezcan en los próximos presupuestos del Estado para la provincia?
Tenemos pendientes muchas reivindicaciones. Esa variante de Puertollano y la de Ciudad Real, que es la única capital de provincia de España, si no me equivoco, que está atravesada por carreteras nacionales en su casco urbano. Eso es algo que no tiene sentido. Es una anormalidad que tiene que solucionarse. 
Por supuesto, la mejora de la infraestructura de la N-430 en los términos que se han anunciado y que nos parecen razonables. También es muy importante la finalización de la tubería manchega, imprescindible, y en estos momentos de acuciante sequía mucho más. Hay compromisos, pero hay que acelerar la inversión. 

Están pendientes la variante de Fuente el Fresno y la de Piedrabuena, en relación a esa N-430. Y luego, está pendiente de definir qué ocurre con la autovía Toledo-Ciudad Real y necesitamos que se acelere la inversión en la alta velocidad que proviene de Jaén y que vertebra Valdepeñas, Manzanares y Alcázar de San Juan.
En torno a estas infraestructuras están nuestras demandas. Sabemos que no todas pueden ser inmediatas y no todas a la vez, pero tienen que haber líneas perfectamente definidas.

 

Líneas y euros...
Tiene que haber líneas en el presupuesto y ejecutarse. Uno de los problemas que vemos en general es que se pintan inversiones en los presupuestos y luego no se ejecutan. Yo tengo experiencia por la propia realidad de la Diputación de que no es fácil ni rápido ejecutar las inversiones, ni siquiera cuando tienes los recursos económicos. Siempre hay dificultades. Pero es verdad que las inversiones del Estado son muy lentas en esta provincia.

 

En las cuentas que ya prepara la Junta, ¿qué actuaciones están pendiente para la provincia?
Son inversiones de otro tipo. Tenemos actuaciones en educación pendientes, centros de salud o consultorios médicos que son necesarios y están comprometidos. Algunos se van a iniciar muy rápido, como el de Alcoba de los Montes, y el de Retuerta ya se está ejecutando, pero nos queda pendiente el de Albaladejo. Hablamos de muchas más inversiones con un menor volumen y más dispersas por el territorio. Y, desde luego, en Ciudad Real capital confiamos en que haya una partida importante para la construcción de la ciudad administrativa en el antiguo hospital del Carmen.

 

Sin salir de la cuestión presupuestaria, en lo que atañe a la Diputación, ¿cuáles van a ser las principales líneas de sus cuentas para el año que viene?
Nos vamos a seguir centrando en el empleo. Queremos ofrecer a los ayuntamientos, aunque esté en ejecución el actual plan de empleo conjunto de la Diputación con la Junta, una línea directa de empleo para que los que hayan ejecutado ese primer plan puedan realizar otro plan de empleo con la Diputación.
Otra partida importante tendrá que ver con la digitalización. Hemos hecho una apuesta muy importante para crear la mayor red de puntos de inclusión digital de toda España y lo hemos dotado con personal, con una convocatoria de seis millones de euros para contratar cerca de 160 monitores que estarán permanentemente en los pueblos. Tenemos una ambición: que Ciudad Real sea la provincia de España con mayor nivel de digitalización. Puede parecer una osadía, porque es una provincia pequeña, de interior, con una zona rural muy amplia, pero eso es lo que permite la digitalización, superar todas esas dificultades.
La apuesta es tan ambiciosa que quiero que al final de la legislatura tengamos el mayor grado de penetración de la administración digital y del uso por los ciudadanos de España.

 

¿En qué facilitará la vida del día a día esa digitalización a los ciudadanos?
Hablamos de que permitirá un desarrollo socioeconómico muy importante y desde el punto de vista medioambiental, también reducirá las emisiones por el menor uso de vehículos. Nuestro modelo es Estonia, un país pequeño, pero el más digitalizado del mundo. Que la población tenga acceso a esa digitalización permite desde constituir una empresa, a solicitar la pensión o una licencia de obras. Todo se agiliza y se quita lastre al desarrollo socioeconómico y a las posibilidades de la generación de empleo. La digitalización es como la alfabetización de la población en los años 70. Quien sea capaz de avanzar más en este proceso será el que más posibilidades tenga de desarrollo. Y para eso hemos hecho una apuesta que no tiene parangón en España, con una inversión de más de tres millones de euros y la mayor red de monitores y dinamizadores de esos puntos para garantizar los empleos de estos monitores hasta otoño de 2023 con presencia prácticamente en el 99% de los pueblos, incluidas aldeas y pedanías, de la provincia. En Porzuna, por ejemplo, habrá tres monitores a jornada completa: uno para atender la localidad y dos para las aldeas donde quizá viven 50 personas, pero creemos que ese tren no lo podemos perder.
Es un objetivo claro, que se puedan hacer todos los trámites con todas las administraciones desde Alcoba, por ejemplo, sin necesidad de acudir a un servicio administrativo físicamente. Estamos estableciendo convenios con la Seguridad Social y Hacienda para que desde los Puntos de Inclusión Digital se enseñe a hacer los trámites para sacarse una licencia de caza o renovar el carné de conducir. Eso te abre una puerta y posibilidades al mundo digital mucho mayores. 

 

Uno de los compromisos que adquirió al iniciar la legislatura era ampliar dos puntos la aportación del PIB en el sector turístico...
Entonces no sabía que ibamos a sufrir una pandemia. Íbamos en esa dirección, pero la pandemia nos rompió la estrategia: en 2019 éramos la segunda provincia, después de Toledo, con mayor dinamismo turístico de la región. Nos ha roto la estrategia la crisis sanitaria, pero estamos recuperando y ganando el tiempo perdido. Estoy razonablemente satisfecho de cómo ha ido el verano y hay una apuesta por el sector, por la gastronomía, por la restauración, la parte hotelera, por mejorar y recuperar la esperanza y que este sector pueda ser una vía de desarrollo económico para la provincia.

 

Un proyecto estrella es el pabellón ferial de Ciudad Real. ¿Han empezado ya las obras de la tercera fase?
Aquí tenemos una novedad. Las empresas adjudicatarias en primer lugar han renunciado a la construcción de la tercera fase. La UTE formada por Parros y Geocivil nos presentaron un escrito en el último día que tenían para formalizar el contrato en el que renunciaban. Hay una realidad en el mercado, el incremento de los precios de la materia prima que hace que las empresas se planteen abordar obras de este volumen porque fueron presupuestadas y ejecutadas en un momento en el que no se había producido esa subida de los materiales de más del 30% del hierro, el aluminio y el cobre. Ahora, al renunciar los primeros adjudicatarios, la opción es la segunda, otra UTE, coformada por Barahona, Amro e Inmobiliaria San José que hay que ver si finalmente terminan presentado la documentación.

 

Pese a ese retraso, ¿se mantiene como fecha de apertura del nuevo pabellón el próximo mes de octubre con Fercatur?
Sí. La primera y la segunda fase están ya prácticamente acabadas y Fercatur se hará en el atrio. Los responsables del servicio de licencias del Ayuntamiento de Ciudad Real nos giraron visita hace unos días para concedernos las licencias de apertura de la primera fase y en la segunda están con los remates, prácticamente está ya acabada.

 

¿Puede retrasar esa tercera fase futuros eventos?
Esa fase siempre estuvo prevista para Fenavin 2023. Pensábamos que con la adjudicación a la primera UTE se iniciaría la obra, pero nos surge ahora este rechazo inesperado, que por otra parte entiendo, porque es una obra que se licitó por 9,8 millones y con un volumen suficientemente importante.

 

¿Cómo están respondiendo los expositores para Fenavin 2022?
La demanda ha sido muy importante y tenemos una lista de espera significativa, lo que es un buen dato, en el sentido de que se camina también a la normalidad en la feria y en la comercialización del vino, con los últimos datos que tenemos que son muy buenos.

 

La Diputación aborda en el SCIS un importante relevo generacional de su personal, de los bomberos, en un momento en el que apuesta por cambiar el parque de Ciudad Real...
Desde la creación del Consorcio del SCIS, hace más de 30 años, es el momento en el que se va a hacer una mayor inversión en equipamiento; en instalaciones, con el nuevo parque de Ciudad Real, con un centro de formación que no existía y con un espacio nuevo para la central. También vamos a actuar en todos los parques que tienen necesidad de reforma y mejora. Y, además, vamos a invertir en equipamientos y vehículos. Será una inversión histórica. Y eso coincide con un relevo generacional lógico, que tiene que ver con la jubilación de aquellos que iniciaron el Consorcio y la incorporación, ahora, de una oferta pública de en torno a 26 personas, que implica que van a trabajar de manera estable 60 o 70 personas. El año que viene sacaremos otra oferta de empleo con el máximo que nos permita la ley, otros 18 profesionales calculamos. Le vamos a dar un impulso importante al Consorcio. 

 

¿Puede ser el fin de los conflictos de personal?
En gran medida, si se observa, no hay conflictividad. Debe ser el período más pacífico de la historia del Consorcio. Es verdad que los sindicatos aprecian que la dirección del Consorcio, los ayuntamientos, tiene una actitud positiva para conseguir unas buenas condiciones laborales de los trabajadores, y para la operatividad del servicio. Hay inversión y una actitud política receptiva; estamos en el buen camino.