scorecardresearch

Más de medio centenar de pulseras vigilan a maltratadores

R. Chávarri
-

Nunca antes se había alcanzado una cifra tan elevada de hombres controlados por estos dispositivos

Imagen de archivo de una mujer víctima del maltrato. - Foto: LT

El Sistema de Seguimiento por Medios Telemáticos de las Medidas y Penas de Alejamiento en el ámbito de la Violencia de Género es aquel que permite verificar el cumplimiento de las medidas y penas de prohibición de aproximación a la víctima impuestas en los procedimientos que se sigan por violencia de género en los que la Autoridad Judicial acuerde su utilización. En Ciudad Real, según el Ministerio de Igualdad, hay 57 maltratadores que tienen una pulsera que vigila sus movimientos. Nunca antes había tantos hombres vigilados con esta fórmula que se comenzó a utilizar en Ciudad Real en noviembre de 2009. Desde entonces, 224 hombres han tenido que colocarse estas pulseras telemáticas de control de cumplimiento de orden de protección y de alejamiento impuestas por los juzgados de Violencia de Género. Por ejemplo, aquí hay más maltratadores con esta vigilancia que en la provincia de Barcelona o en Vizcaya o en toda Extremadura.

Estas pulseras sirven para geolocalizar la ubicación de la persona contra la que pesa una orden de alejamiento por un caso de violencia de género. Si viola esa sentencia, la víctima recibe un aviso mientras llega la Policía para abordar un posible caso de violencia machista que este año le ha costado la vida a una mujer en Ciudad Real. Luisa, vecina de Tomelloso y asesinada a puñaladas en el restaurante en el que trabajaba, a manos presuntamente de su pareja, que horas después fue encontrado sin vida en el entorno del Pantano de Peñarroya. Esa violencia también mantiene a casi 500 mujeres de la provincia con vigilancia policial. La mayoría, con un nivel de riesgo bajo, 387, aunque el Ministerio indica que hay una mujer en situación de riesgo extremo. Desde enero de este año no se registraba un caso de ese nivel de vigilancia en Ciudad Real, donde también otro indicador habla de un empeoramiento de la situación de la violencia de género: las casi 200 mujeres de la provincia que son usuarias activas del sistema Atenpro. Son ciudadrealeñas que tienen un dispositivo de telefonía móvil que permite entrar en contacto en cualquier momento con un centro preparado para dar respuesta a una emergencia por violencia de género. Según los datos de la Delegación del Gobierno contra la Violencia de Género, esas 195 mujeres son también la cifra más alta que se ha registrado nunca de usuarias de este servicio, disponible desde 2010.

Esta situación se da en un momento en el que se registran, al día, cuatro denuncias por malos tratos en la provincia. El año pasado, según los últimos datos que ofrece el Consejo General del Poder Judicial, se tramitaron 1.548 denuncias por casos de violencia de género, con un récord en el partido judicial de Puertollano, donde se formalizaron 248. En la capital y su comarca hubo más de 500 denuncias, la mayoría, presentadas por las propias víctimas y con un atestado policial.

Llamadas al 016

Más denuncias por violencia y también más llamadas. Según el Ministerio, el 016, el teléfono de información, de asesoramiento jurídico y de atención psicosocial inmediata por personal especializado a todas las formas de violencia contra las mujeres, gratuito y que no deja rastro en la factura, también acumula este 2022 un incremento de comunicaciones. En seis meses, 259. Es el inicio de año con más llamadas calificadas como pertinentes desde 2017.