scorecardresearch

Baile y alegría bajo la 'jaima del vermú'

M. E.
-

La mayoría de los asistentes destacan la ventilación del nuevo formato, a la espera del entoldado de toda la plaza

Baile y alegría bajo la ‘jaima del vermú’ - Foto: Tomás Fernández de Moya

El tradicional baile del vermú se está reivindicando en este comienzo de la semana grande de Ciudad Real como uno de los platos fuertes de la actividad de la Feria. Desde el mediodía y hasta bien entrada la tarde, la plaza Mayor se convierte en una explosión de música, bebida, comida, baile, conversación y buena compañía, con cientos de personas congregadas en torno a las barras y el escenario instalados por el Ayuntamiento y los hosteleros de la ciudad. Y todo a la sombra de la novedosa jaima gigante, que este año sustituye a la tradicional carpa que en ediciones pasadas albergaba esta multitudinaria actividad. Se trata de un formato de transición, con vistas a un verano 2023 en el que, ¿esta vez sí?, toda la plaza Mayor debería lucir un entoldado general, bajo el cual ya no habrá necesidad de la instalación ni de carpas ni de jaimas ni de otro tipo de cubiertas.

¿Qué nota le ponen los ciudadrealeños y visitantes a esta novedosa 'jaima del vermú' durante estos tres primeros días de feria? La Tribuna realizaba este martes una pequeña encuesta en la que el denominador común era la satisfacción por parte de los asistentes. Coinciden en destacar que se trata de una instalación más vistosa, moderna y ventilada que la antigua carpa, aunque reconocen que la bajada de temperaturas está ayudando a disfrutar más de ella. Los detractores, que también los había, creen que ahora hay menos espacio que antes y menos barras, lo que obliga a la gente a estar más apiñada.

En lo que coinciden todos es en que cuando llegue ese anunciado entoldado de la plaza, el baile del vermú tendrá un lugar de celebración ideal, más amplio, abierto y a la sombra. «Hay que innovar cada año, para que no nos aburramos», decía uno de los asistentes al 'vermú'; «que siga muchos años más», decía otro, encantado con una actividad «especial, distinta a la de salir un sábado, más alegre, con sol y buen ambiente», como la definía una tercera.

Sea como fuere, con carpa, con jaima gigante o con toldo, lo que está quedando claro estos días es que en Ciudad Real había muchas ganas de feria y de un baile del vermú que sigue siendo uno de los momentos más animados de toda la jornada. Y es que el calor y las apreturas se toleran mejor con un vaso en la mano, una tapa en la otra, música y buena compañía.