Un tren con más demanda de mejoras

M. LILLO
-

Usuarios del Avant que conecta la provincia con la capital de España demandan una frecuencia de tarde o mejoras en los abonos

Un tren con más demanda de mejoras - Foto: Fotos Rueda Villaverde

Una frecuencia nueva que no convence del todo y un servicio de tarde que no cubre el inmenso hueco que ven algunos usuarios entre las 15.45 y las 19.15 horas en el servicio de trenes Avant que conecta Ciudad Real y Puertollano con Madrid. Así lo señalan algunos usuarios que llevan más de veinte años subiéndose a las lanzaderas para trabajar en la capital de España y que explican que en ocasiones, o tienen que hacer verdaderos encajes de bolillos para cuadrar los horarios, o tienen que esperar horas en Atocha.
En este sentido se pronunció a La Tribuna José Luis Cenalmor, quien considera que la nueva frecuencia habilitada por Renfe con salida a las 7.25 horas desde Puertollano y a las 7.42 desde Ciudad Real no servirá para muchos profesionales que tienen que llegar a Madrid «entre las 8.10 y las 8.30 horas» para entrar a sus puestos de trabajo a las 9.00 horas. De este modo, este usuario recordó que no son turistas, sino que se desplazan a Madrid para trabajar y con horarios comprometidos con sus empresas, por lo que la llegada a Madrid a las 8.38 horas les impediría llegar a tiempo y tendrían que seguir cogiendo el tren más madrugador, a las siete menos cuarto de la mañana. «Es tarde, pero algo hay», apostilló.
También Rocío Ortiz, usuaria de los Avant desde hace más de veinte años, incidió en que «vamos a trabajar y tenemos que cumplir unos horarios», por lo que considera que el tren de salida a las 7.42 horas es «un horario malísimo», si bien desde Renfe se defiende que con este tren se responde a las peticiones de algunos usuarios, principalmente vinculados con el sector sanitario para el trabajo en hospitales.
Un tren con más demanda de mejorasUn tren con más demanda de mejoras - Foto: Pablo LorenteNo obstante, la principal franja horaria que reclaman es la de las 18.15 horas, ya que señalan que en muchos casos no pueden coger el tren de las 15.45 horas y tienen que  esperar hasta las 19.15 horas. «Entre esas horas no hay actualmente nada», señala José Luis Cenalmor, quien al igual que Rocío Ortiz indicó que con el confinamiento quitaron los servicios de las 17.15 y  las 18.15 horas y no se han recuperado. En concreto, Renfe redujo las frecuencias debido al descenso de la movilidad con el estado de alarma y el aumento del teletrabajo y su compromiso es ir aumentándolas gradualmente.
Sin embargo, estos usuarios consideran que muchos de los viajeros que actualmente utilizan el tren de las 15.45 horas, que es doble, «se reubicarían en el de las 18.15 horas», si bien lamentaron que Renfe no les ofrezca esa posibilidad.
La falta de distancia social en el tren es otra de las cuestiones sobre las que expresan sus quejas. «La única medida anticovid es una toallita que da Renfe al subir», comentaron ambos usuarios, quienes indicaron que mientras que en el cine, el teatro u otros eventos culturales dejan un asiento vacío entre uno y otro espectador, en el caso del tren no es así. En este sentido, Ortiz comentó que si bien al  inicio de la vuelta a la actividad había pocos usuarios, ahora van «bastante llenos» y, sin embargo, «esa distancia social» no se cumple, aseguran. Los abonos son otra de las cuestiones sobre la que no están del todo satisfechos. En este sentido, Ortiz comentó que el Abono 10-45 les amplía la validad con respecto al bono de diez días, pero lo hace con un coste de «70 euros más». «Renfe abusa un poco con respecto a los precios y la variación en esa caducidad me la cobra a 70 euros», sentencia.