Fallecen una farmacéutica y una doctora de 28 años

La Tribuna de Ciudad Real
-

Los colegios oficiales de la provincia han lamentado la muerte de las dos profesionales y han pedido más medios materiales para que los sanitarios se puedan proteger el coronavirus

Urgencias del Hospital de Alcázar de San Juan - Foto: Rueda Villaverde

Alcázar de San Juan registró este domingo la muerte de los dos primeros sanitarios en la provincia de Ciudad Real por coronavirus. Se trata de una farmacéutica del municipio y de una joven médica que realizaba su labor en la localidad de Mota del Cuervo, adscrita a la gerencia de atención integrada alcazareña. Se trata de dos víctimas de la epidemia que los colegios profesionales han lamentado a la vez que han reclamado más medios para proteger al personal sanitario. 
De este modo, el Colegio de Médicos mostró su pesar a la familia, amigos y compañeros de la doctora Sara Bravo López, una joven de 28 años que hacía refuerzos como médico de familia en el centro de salud de Mota del Cuervo, y que falleció a causa del coronavirus en el hospital Mancha Centro de Alcázar de San Juan.
Sus compañeros del Área Integrada de Alcázar de San Juan, gerencia a la que pertenece el centro de salud de Mota del Cuervo, destacan que «se ganó el afecto y consideración de vecinos y compañeros por sus valores humanos y por su encomiable entrega y actitud profesional de servicio a sus pacientes».
El Colegio de Médicos de Ciudad Real insistió «en la urgente necesidad de garantizar unas condiciones de trabajo adecuadas y dotar a los profesionales sanitarios de la provincia de los equipos necesarios de autoprotección individual». Asimismo, pidió que se sometan a los profesionales sanitarios a los test de detección de la enfermedad de forma periódica e inmediata e independientemente de los síntomas o la exposición a casos sospechosos o confirmados
De otra parte, una farmacéutica de Alcázar de San Juan falleció, siendo el primer personal de farmacia que fallece en Castilla-La Mancha por coronavirus. La noticia la dio a conocer ayer el Colegio Oficial de Farmacéuticos (COF)de Ciudad Real que expresó «su sentido pesar» por esta muerte a la vez que mostró su más sentido pésame a su familia y amigos. Se trata de la primera profesional de la farmacia ciudadrealeña y castellano-manchega en fallecer por esta causa. «El COF manda también un fuerte abrazo a su hija, también farmacéutica, y a su esposo, también farmacéutico comunitario, ahora hospitalizado, abogando por el pronto restablecimiento de este en estos momentos de dolor, incertidumbre y de emergencia sanitaria», dijo en un comunicado.
El COF quiso mandar un mensaje de tranquilidad a los farmacéuticos de la provincia, a los que pide que extremen sus medidas de seguridad en estas especiales circunstancias, siguiendo las instrucciones dadas por el Consejo General hace quince días, e insistió en su solicitud a las autoridades sanitarias para que dote de más medidas de protección también a este colectivo sanitario que se encuentra en primera línea de atención a los pacientes en estos momentos. Hay que recordar que esta semana se supo que al menos cuatro farmacias, una de ellas en Alcázar de San Juan, tuvo que cerrar por estar todos sus farmacéuticos en aislamiento o contagiados por coronavirus.
Los farmacéuticos solicitaron el pasado 13 de marzo medidas excepcionales para asegurar la continuidad de la prestación farmacéutica a toda la población, planteando por parte del Consejo General Farmacéutico al Ministerio de Sanidad una batería de medidas para utilizar la red de 22.000 farmacias, entre ellas las 311 ciudadrealeñas y 1.256 castellano-manchegas. «Nos encontramos en una situación de absoluta emergencia sanitaria que requiere de medidas excepcionales, y los farmacéuticos también estamos en primera línea de asistencia sanitaria, garantizando una prestación fundamental para la continuidad asistencial», afirmó el presidente de los farmacéuticos de la provincia y de la región, Francisco Izquierdo.