Un viaje en autobús en tiempos del coronavirus

D. R.
-

El servicio de bus urbano de Puertollano, como en otras ciudades, ha visto reducido considerablemente la afluencia de viajeros durante la pandemia. Los conductores llevan guantes y mascarillas y los vehículos son desinfectados.

Un viaje en autobús en tiempos del coronavirus - Foto: Tomás Fernández de Moya

Son las cinco de la tarde y la parada de bus del Edificio Tauro de Puertollano, muy posiblemente la de mayor afluencia de viajeros de transporte público urbano en la localidad, se encuentra desierta. De hecho, apenas se ve gente por la calle, en pleno paseo de San Gregorio, el corazón de la ciudad industrial. Pasados cinco minutos de la hora, llega un autobús urbano de Aibus, la concesionaria del transporte urbano de viajeros, y Ana Belén Huecas de la Plaza, su conductora va sola en el vehículo.
«En un día normal, a esta hora el autobús tendría que estar casi lleno, con mucha gente montándose en esta parada, y sin embargo voy sola. Se hace muy raro». Su testimonio resume el día a día del transporte público en la ciudad industrial, al igual que en cualquier otra con este servicio, que debido al confinamiento decretado por el estado de alarma ha hecho que apenas un puñado de vecinos hagan uso del bus. De hecho, en los momentos de máxima afluencia en estos días apenas se llega a la quincena de pasajeros, coincidiendo con los horarios de entrada y salida del personal del Hospital Santa Bárbara y de otros centros sanitarios. Por lo demás, el resto de viajeros apenas se reduce «a alguna persona suelta que sale a comprar o al médico, poco más».
Esta conductora detalla que pese al recelo de trabajar en plena pandemia y tener contacto con otras personas, las medidas de seguridad «están funcionando bien», puesto que cada conductor dispone de guantes, mascarillas y gel hidroalcohólico. Además, los buses son desinfectados continuamente en las instalaciones de Aibus y se han tomado otras medidas como reducir el número de líneas y la afluencia de autobuses, no sentarse en el asiento delantero derecho, reducir el horario de venta del bonobús y pagar únicamente con tarjeta y nunca en metálico para no tocar las monedas. Asimismo, el personal sanitario está exento de pagar por usar el transporte público de viajeros en Puertollano durante la crisis sanitaria.
Un viaje en autobús en tiempos del coronavirusUn viaje en autobús en tiempos del coronavirus - Foto: Tomás Fernández de MoyaEn cualquier caso, Huecas de la Plaza lamenta que aún siendo «una minoría» sigue habiendo viajeros que suben al bus sin guantes ni mascarilla. «Cuando se sube alguien así no es que te entre miedo, pero sí algo de respeto, sobre todo porque tocan el bus y pueden contaminar, aunque los vehículos se desinfectan totalmente. Por suerte, casi todos van con protección».


La visión del usuario. Cuando a punto está de hacer su salida este autobús, cerca ya de las cinco y diez, una persona sube para hacer uso de este servicio. Su nombre es Steven Londoño, va equipado con guantes y mascarilla, y afirma que es la primera vez que hace uso de este medio de transporte desde el estado de alarma. Pero no le ha quedado otra opción, puesto que tiene cita en el Hospital. «Voy tranquilo, aunque con algo de susto, pero tenía que ir al Hospital y no me ha quedado otra. Llevo guantes y mascarilla, así que voy protegido, que es lo principal ahora», indica.


Un viaje en autobús en tiempos del coronavirus
Un viaje en autobús en tiempos del coronavirus - Foto: Tomás Fernández de Moya