Recogerán muestras de azafrán para hacer un perfil químico

Ana Pobes
-

Aseguran que será el primer estudio que se hará en profundidad del azafrán en el mundo y servirá para conocer aspectos como la extracción perfecta en cuanto a tiempo y temperatura

Recogerán muestras de azafrán para hacer un perfil químico

El Consejo Regulador con Denominación (CRDO) de Origen Azafrán de La Mancha apuesta de forma «intensa» por la investigación y el desarrollo. Fiel reflejo de ello es el proyecto que tiene encima de la mesa y que pondrá en marcha en esta campaña, posiblemente en el mes de octubre, momento en el que se recogerán muestras del azafrán, en colaboración con un laboratorio externo, de todos los productores inscritos en la Denominación de Origen con el objetivo de «hacer un perfil químico de este cultivo manchego y conocer, por ejemplo,  la extracción perfecta en cuanto a aspectos como la temperatura y tiempo».
Así lo comenta el presidente del CRDO de Azafrán, Carlos Enrique Fernández, quien, en declaraciones a este medio, señala que el objetivo de este estudio, que se desarrollará en un periodo de dos años, es «conocer la especia con más detalle y poder diferenciarla de azafranes de otro origen de una forma fehaciente». Las muestras se tomarán en la campaña de 2020 y será el «primer estudio en profundidad que se hará del azafrán en todo el mundo», por lo que en este sentido el CRDO Azafrán de Castilla-La Mancha «será pionero».  
Unas muestras, continúa diciendo, que «se aprovecharán también para sumar medidas de autocontrol y comprobar que todo el azafrán que llega a la calificación cumple con todos los estándares de calidad que se piden en el pliego de condiciones». En este sentido, las muestras se enviarán también al organismo de control, encargado de catalogar que el azafrán amparado bajo la DO garantiza la máxima calidad. «Creemos pertinente aprovechar este estudio interno de laboratorio para sumar al trabajo del organismo de control, y que nos respaldará como productores que obtienen la máxima calidad de azafrán», sentencia Fernández.
Para el Consejo Regulador con  Denominación de Origen Azafrán de La Mancha otro de los proyectos fundamentales es la «promoción y defensa» de este cultivo. Y con ese objetivo, desde el año pasado se han estado llevando a cabo actuaciones de promoción como charlas, impartidas por el gerente del CRDO, Pedro Pérez, y a través de las cuales se indica las diferencias que hay con azafranes de otros orígenes, las técnicas de uso, su historia y los métodos tradicionales que se emplean para obtener la especia. En 2018 se realizaron 50, el año pasado fueron casi 60 y este año «queremos seguir creciendo en este sentido», apunta.  
Y es que, son «muchas» las ideas y los proyectos que el Consejo Regulador tiene encima de la mesa, pero su presidente lamenta que la «capacidad económica» sea la que frene en la mayoría de las veces su desarrollo. «Somos una asociación pequeña y la única financiación que tenemos es la de nuestros inscritos a través de las cuotas. Pero por fortuna se ha hecho un buen trabajo administrativo y las cuentas están saneadas, por lo que se pueden hacer operaciones», argumenta.  
El azafrán se cultiva en las provincias de Albacete, Cuenca, Toledo y Ciudad Real, en esta última con presencia en más de 35 municipios de las comarcas de Campo de Montiel, Campo de Calatrava, La Mancha y Montes Norte. En 2018, recuerda su presidente, se recolectaron 915 kilos convirtiéndose así en la mayor cosecha de los últimos años desde que la DO tiene registros. Datos que demuestran la «buena situación» por la que atraviesa este cultivo conocido como el ‘oro rojo’ de La Mancha y cuya producción, «en los últimos años ha registrado una línea ascendente que el mercado ha sido capaz de absorber con su venta total».