Educación y humor sarcástico se citan en la serie 'Motherland'

SPC
-

Cosmo estrena este viernes esta divertida 'sitcom' británica que tiene como protagonistas a un grupo de padres de clase media que tratan de sobrevivir a la dificultad de criar a sus hijos

Educación y humor sarcástico se citan en la serie ‘Motherland'

La famosa actriz y guionista Sharon Horgan (ganadora de un Bafta y nominada al Emmy por Catastrophe) junto con Graham Linehan (reconocido con otro Bafta por su trabajo en Los informáticos) son los creadores de todo lo que ocurre en Motherland, la divertida sitcom que llega a COSMO el próximo viernes a las 22,30 horas y que mostrará la parte más ácida y controvertida de la educación de los hijos

Para entender el planteamiento de esta producción, es importante conocer primero lo que significa ser una mamá alfa, un concepto con el que se engloba a esa generación de mujeres con educación universitaria que toman sus experiencias del competitivo entorno del lugar del trabajo y las aplican después a la crianza de los hijos con la misma intensidad.

Entendido este término, los protagonistas de Motherland son un grupo de padres y madres de clase media, con todas sus frustraciones, traumas y conflictos, que tratan de sobrevivir a las dificultades que plantea la educación de los hijos en una sociedad donde reina el caos y la hipercompetitividad; donde el equilibrio entre el trabajo, la familia y el cuidado personal es prácticamente un sueño. La serie destaca por una puesta en escena hilarante, mordaz y con el más puro sentido del humor británico.

Los personajes de esta divertida comedia tratan de hacerlo lo mejor que pueden. Sin embargo, el resultado va a ser «esa otra cara de la maternidad» que dista mucho de ser políticamente correcta, pero que hará a los espectadores reír a carcajadas. Asimismo, la serie es una bofetada en la cara a todas esas idealizaciones sobre la maternidad. En el Reino Unido no se concibe una comedia que tenga ese extra de bilis, sarcasmo e ironía, y precisamente esta producción cuenta con un montón de escenas de las que producen vergüenza ajena y obligan a mirar a otro lado, pero sin parar de reír.

El estreno de Motherland en Cosmo es una muy buena noticia para todos los fans del género ya que la ficción está repleta de diálogos llenos de ironía, fiestas de cumpleaños que salen regular, situaciones embarazosas, las mismas que las que muchos padres habrán tenido que pasar con vergüenza en la vida real, expuestos sin piedad en el chat del colegio. 

Y es que, ser madre hoy día podría parecer más sencillo que nunca: políticas de conciliación, trabajo en remoto, ayudas del estado, concienciación social… Pero no es tarea fácil. Motherland aborda estas cuestiones con sorna, con capacidad crítica y bastante malicia.

 

Grandes personajes

Uno de los elementos más positivo de la ficción es que todos los personajes son divertidísimos y los espectadores se quedarán a la expectativa del próximo comentario irónico o espantoso que cualquier va a decir.

Julia (Anna Maxwell Smith) es dura y egoísta, una madre frustrada al borde permanente de un ataque de nervios. Por su parte, Liz (Diane Morgan) es una madre soltera sarcástica que ha tenido una vida difícil, pero igualmente hilarante en el papel de la madre sabia y mundana que conoce todos los trucos de libro. Kevin, en cambio, es adorable, servil y fácil de convencer, y pone el contrapunto al constante estado de neurosis del resto de madres del colegio.

Todos los personajes secundarios están igualmente bien desarrollados y tienen sus propias personalidades un tanto horribles, aunque los espectadores se pondrán en su lugar y entenderán de donde viene su carácter. Los comentarios y diálogos sarcásticos y ambiguos recuerdan fácilmente a las propias experiencias, pues cualquiera que haya tenido hijos, sin duda se identificará con la serie y habrá experimentado alguna de las situaciones que reflejan los personajes involucrados, obviamente caricaturizados y cómicamente mejorados para dar espectáculo y hacer reír al espectador.

La puesta en escena, la trama y la caracterización son brillantes y es una excelente oportunidad para ver a actores no tan famosos haciendo un excelente trabajo de comedia combinando esos momentos de vergüenza que también de pueden encontrar en The Office o en Gavin & Stacey.