Aplauden la supresión de la regla de gasto

M. Lillo
-

Ciudad Real, Puertollano, Valdepeñas, Daimiel y Manzanares señalan las ventajas que ofrece esta nueva medida anunciada por el Gobierno tras el fracaso de la cesión de remanentes

María Jesús Montero, ministra de Hacienda. - Foto: Mariscal

La regla de gasto ha sido uno de los quebraderos de cabeza de los ayuntamientos durante los últimos años, por lo que el anuncio del Gobierno de España de suprimirla en 2020 ha sido bien acogida por los principales municipios de la provincia. Desde Ciudad Real, Valdepeñas, Manzanares, Daimiel y Puertollano señalaron las ventajas que de una u otra manera supone la decisión anunciada ayer por la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, y que llega después de la llamada ‘rebelión de los alcaldes’, que impidió que saliera adelante en el Congreso el decreto que contemplaba la cesión de remanentes de las entidades locales al Estado.  
De esta forma, la anulación de la regla de gasto implicará que los consistorios no tendrán que tener en cuenta este mecanismo que limita el aumento del gasto en los presupuestos y que marca la cifra para confeccionar las cuentas públicas, entre otros aspectos señalados ayer por Montero.
«Valoro muy positivamente las declaraciones de la ministra de Hacienda», afirmó el concejal de Hacienda en Ciudad Real, Nicolás Clavero, quien destacó «la supresión de la regla de gasto en el año 2020, el que se mantengan las entregas a cuenta en este año y se practique la liquidación de 2018. Esto nos va a suponer que tengamos una ejecución presupuestaria sin ajustes en los últimos meses de 2020 y con independencia de qué se hará posteriormente con los remanentes acumulados por los ayuntamientos» .  
Por su parte, el concejal de Hacienda en el Ayuntamiento de Daimiel, Jesús David Sánchez de Pablo, afirmó que «la eliminación del techo de gasto y el que se puedan hacer inversiones financieramente sostenibles en 2020 con los remanentes de 2018 y 2019 ya está resolviendo la situación y es lo que realmente reflejaba el consenso que había en la FEMP (Federación Española de Municipios y Provincias) para que esos ahorros que tenemos los ayuntamientos podamos gastarlos en nuestros municipios». De este modo, considera «positivo» el anuncio, si bien matizó en cuanto a la regla de gasto que este año, al esperarse una merma de la recaudación y ser necesaria la estabilidad de ingresos y gastos, éstos pueden no verse incrementados en demasía. «Es verdad que teníamos siempre esa losa de ver cuánto incremento podíamos tener con respecto al año anterior y esa limitación ya no va existir», agregó tras criticar la postura anterior del Gobierno central de que los ayuntamientos cedieran su remanente.
Por su parte, desde el Ayuntamiento de Puertollano indicaron que si bien la anulación en 2020 de la regla de gasto no les afecta directamente por la situación económica-financiera que presentan, «sí es positivo porque otras administraciones nos pueden aportar más dinero», afirmó a este diario la portavoz del equipo de Gobierno, Ana Carmona, en referencia principalmente a lo que puede suponer para la Diputación.
Por su parte, desde el Ayuntamiento de Manzanares, su alcalde, Julián Nieva, recordó que en el Consistorio trabajan con planes económicos, lo que implica que se ha gastado más de lo que hubiera marcado la normativa. «Que no se aplique la regla de gasto es una medida muy positiva», apuntó el edil, quien recuerda que Manzanares «genera más dinero del que la regla permite gastar». Por este motivo han optado por la fórmula de los planes para «afrontar grandes obras  e infraestructuras». De hecho, si en 2020 hubieran tenido que trabajar con un presupuesto de 13 millones pero con los planes económicos se elevará hasta los 18 o 19 millones de euros.
El alcalde de Valdepeñas, Jesús Martín, apuntó a que aún está por ver las decisiones que se tomen en cuanto al nuevo Real Decreto y esa opción de eliminar la regla de gasto pero permitiría gastar el superávit y más dinero por parte de las administraciones que el año pasado, ya que también existen otras leyes como la de estabilidad presupuestaria que marca estas decisiones.