Impuestos, Brexit y drogas, los retos de la carrera 'tory'

Efe
-

Diferencias en el proceso de divorcio, confesiones de haber consumido cocaína y fumado porros y la promesa 'eterna' de reducir las contribuciones copan el proceso electoral conservador en el Reino Unido, en el que Boris Johnson marca el ritmo

Impuestos, Brexit y drogas, presentes en la carrera 'tory' - Foto: FACUNDO ARRIZABALAGA

Los impuestos, la gestión del Brexit y el propio consumo de drogas marcan hoy el inicio del proceso electoral en el Partido Conservador británico para escoger al líder que sustituirá a Theresa May al frente de la formación y del Gobierno.
Tras formalizarse el pasado viernes la dimisión de la primera ministra, que sigue en funciones hasta que se elija a un sustituto, de las 9,00 a las 16,00 horas pueden presentar sus candidaturas los diputados que aspiren a sucederla, que deben ser apoyados por al menos ocho colegas.
Un total de 11 parlamentarios, entre ellos los exministros Boris Johnson y Dominic Raab y los actuales titulares Michael Gove y Jeremy Hunt, se han postulado ya para el cargo, lo que se confirmará al cierre del período de nominaciones.
Según la normativa del partido, una vez anunciados los candidatos, los 313 diputados conservadores podrán votar por su preferido en una serie de votaciones celebradas los días 13, 18, 19, y 20 de junio, a fin de ir eliminando contendientes hasta que queden solo dos, que se someterán a elección entre los 125.000 miembros del partido.
Para pasar la primera ronda, el próximo jueves, los aspirantes tendrán que obtener, al menos, 17 votos (incluido el propio) y, si todos los obtienen, se eliminará al que tenga menos papeletas.
En la segunda ronda, el 18, los candidatos necesitarán al menos 33 votos para poder seguir adelante, y en cada ocasión caerá el concursante con menos apoyos.
A partir del 22 de junio, los dos finalistas participarán en una serie de debates y mítines de campaña y se celebrarán los comicios postales entre las bases, a fin de anunciar el nuevo líder en la semana del 22 de julio.
Los diputados que han anunciado su candidatura son Johnson; Hunt; Gove; Raab; el ministro del Interior Sajid Javid; la exlíder tory en los Comunes Andrea Leadsom; el ministro de Salud, Matt Hancock; el ministro de Desarrollo Internacional, Rory Stewart; la antigua ministra de Trabajo y Pensiones Esther McVey; el exsecretario de Estado de Inmigración Mark Harper y el que fuera secretario de Estado de Educación Sam Gyimah.
Tras días de entrevistas de precampaña en la prensa, varios aspirantes presentarán hoy formalmente su campaña, cuando expondrán su visión para el Reino Unido tanto sobre el Brexit o salida de la Unión Europea (UE) como en política nacional.

Errores del pasado

El inicio del proceso está marcado además por la polémica, después de que Gove, ministro de Medioambiente, confesara este fin de semana que consumió cocaína cuando trabajaba de periodista hace 20 años, lo que ha motivado llamamientos para que se retire.
Otros candidatos han debido precisar por su parte si se han drogado alguna vez, de modo que se ha sabido que Hunt consumió una bebida de yogur con cannabis cuando de joven viajó por India; Rory Stewart consumió opio en una boda en Irán; Raab, McVey, Leadsom y Hancock fumaron porros como estudiantes y el resto niega haberlo hecho.
Johnson dijo en 2007 que había fumado cannabis y consumido cocaína cuando era adolescente.
Los aspirantes más partidarios del Brexit son Johnson, que aboga por una salida con o sin pacto el 31 de octubre y no pagaría la factura del divorcio si la UE no accede a ciertas peticiones de Londres; Raab, que no descarta suspender el Parlamento si bloquea la retirada del club europeo; y Gove, abierto a prorrogar la fecha de la partida.
También en el ala dura, Leadsom quiere un divorcio radical pero bien gestionado y McVey que defiende una salida a toda costa.
Hancock y Hunt, que votaron por la permanencia en el bloque, quieren una salida con acuerdo; al igual que Stewart, que crearía asambleas ciudadanas para llegar a un consenso.
Javid quiere renegociar el acuerdo pero no prorrogar la fecha del Brexit; Sam Gyimah no descarta un segundo referéndum y Harper ampliaría el período de negociación.
Al inicio hoy de la campaña, Johnson ha anticipado en un artículo periodístico que, si llega al poder, reducirá los impuestos para las rentas altas -al igual que haría Javid-.
Según extractos de su manifiesto, Hunt bajaría el impuesto de sociedades; Hancock gravaría a las empresas de internet y Gove reformaría el impuesto sobre el valor añadido (IVA).