Aspas alerta sobre la estafa de petición de donativos

C. de la Cruz
-

El timo consiste en la petición de donativos a favor de una organización inexistente por parte de individuos que fingen sordera y dificultades en el habla

Aspas alerta sobre la estafa de personas que se hacen pasa - Foto: Tomás Fernández de Moya

La Asociación de Padres y Amigos del Sordo de Ciudad Real (ASPAS) alerta sobre el intento de estafa de personas que fingen sordera y dificultades en el habla para pedir donativos a favor de una asociación benéfica que no existe. El pasado lunes una pareja de mujeres, en la zona centro de la capital, se acercaban a los viandantes presentando un documento para firmar con un encabezamiento en el que aparecían supuestos logotipos de agrupaciones sobre la palabra sordomudos, «un término que ni siquiera es correcto», señala Lola Ferrer, coordinadora de Aspas Ciudad Real. En un procedimiento habitual, invitan a la víctima mediante gestos a que firmen el documento, en el que deben consignar su nombre y apellidos en algunos casos su dirección, y a que realicen una aportación económica.
Ferrer incide en que «no es una situación nueva. De hecho se repite cada cierto tiempo porque en Ciudad Real sucedió en octubre-noviembre del año pasado y también en febrero-marzo». Desde Aspas se lanzaron alertas a través de las redes sociales y subraya que «es importante que los ciudadanos no den nada porque se trata de un fraude». Además, Ferrer apunta que «en otras ocasiones pedían incluso un mínimo de diez euros».
La Policía Local manifestó ayer que no se había registrado ninguna incidencia en relación a esta situación ni tampoco se había presentado ninguna denuncia. En este sentido, Aspas señala que «la gente no suele denunciar» y se insiste en que «desde la asociación no salimos a la calle a pedir dinero, cuando hacemos una recaudación de fondos los hacemos a través de la venta de calendarios, de nuestra lotería o cuando en mayo hicimos una jornada de sensibilización en la plaza Mayor».
Desde la asociación se subraya este tipo de prácticas «hacen mucho daño», por lo que dar a conocerlas ayuda a su erradicación, además de que sus autores incurren en un delito de estafa.