Fecir advierte ante los cambios en la reforma laboral

Hilario L. Muñoz
-

CCOO confía en que la derogación del artículo que permitía el cese por bajas médicas elimina la posibilidad de que se extienda esta forma de despido, ya utilizada en la provincia

Fecir advierte ante los cambios en la reforma laboral - Foto: Rueda Villaverde


El Consejo de Ministros aprobó un Real Decreto-ley para derogar la parte del artículo 52 del Estatuto de los Trabajadores donde se contempla el despido procedente por bajas médicas justificadas. Se trata de un cambio en la legislación de los años 80, punto que el presidente de Fecir, Carlos Marín, resaltó ante quienes señalan que es un despido fruto de la reforma laboral. «Una reforma que ha generado puestos de trabajo y ha servido para la Pyme, micropyme y pequeño autónomo, que es a los que más ha beneficiado, y que creo que es un error derogarla», indicó Marín, ante la amenaza de que el cambio legislativo abra la puerta a más modificaciones de la normativa laboral en los próximos meses.
«Cuando tenemos el campo en pie de guerra y necesitamos incentivar la contratación a las pequeñas empresas, poner estas cortapisas es un problema», dijo Marín, quien cree que se están utilizando «unas excusas que no valen porque se está diciendo que el despido por bajas médicas es de esta reforma laboral y es de los años 80». Por este motivo dijo que «tocar lo que funciona y lo que ha hecho generar riqueza» será un problema a futuro y advirtió ante quienes piden cambios más profundos.
De hecho, cree que tras el Consejo de Ministros de ayer «se irán tomando medidas populistas» y señaló aspectos como subir el Salario Mínimo Interprofesional que «ya ha tenido malos resultados en el empleo» y apuntó a que las modificaciones harán que «una empresa pequeña tenga dificultades y en vez de prescindir de uno para su viabilidad acaben todos en la calle».
Para Marín, la situación actual laboral permite funcionar a las empresas en provincias como la de Ciudad Real, donde de media hay unos «siete trabajadores» y donde solo ocurre un despido cuando «no queda más remedio y hay que redimensionar la empresa para evitar que desaparezca». Por este motivo, en su opinión, lo ocurrido este martes «es una medida demagógica que va a perjudicar a las pymes que este año quieren generar trabajo y no van a poder».
Por su parte, para los sindicatos de la provincia, lo ocurrido ayer fue una actuación «de justicia» y supone cumplir «el compromiso que tenía con los sindicatos» ante un tipo de despido que era «una aberración» y que podía suponer que «se tuviera que ir a trabajar enfermo». Así lo explicó el secretario provincial de CCOO, José Manuel Muñoz, quien apuntó que la aprobación del Decreto-ley es «un triunfo más» para «volver a poner las cosas en su sitio, al ser descolocado por la reforma laboral». «Esperamos que sigan porque hay todavía mucha cuestiones que hay que revertir de esa reforma laboral».
El secretario de CCOO indicó que el despido por baja no se ha utilizado de «forma agresiva» en la provincia pero que sí ha habido dos o tres casos. El problema dijo es que tras la sentencia y los casos conocidos hay «un riesgo a que se puede expandir por los empresarios», pero se ha conseguido frenar «con esta decisión del Gobierno», dijo