Las emisiones 'tumban' la ITV a más de 15.000 turismos

M. Lillo
-

La nueva reglamentación, que entró en vigor en mayo del año pasado, afloró un mayor número de defectos por esta causa

Las emisiones ‘tumban’ la ITV a más de 15.000 turismos - Foto: RUEDA VILLAVERDE

Las emisiones contaminantes ‘tumbaron’ el año pasado a más de 15.000 turismos que tuvieron que pasar la Inspección Técnica de Vehículos (ITV). Los condicionantes medioambientales fueron de nuevo (ya ocurrió en 2018) la primera causa de rechazo de este tipo de vehículos, de los más de 32.000 que fueron rechazados en una primera inspección y, por tanto, fueron emplazados a un segundo examen, cuando fueron rechazados otros 4.085. Así se desprende de los datos facilitados a este diario por la Consejería de Desarrollo Sostenible y que revelan que los defectos graves por esta causa han crecido de los 13.764 detectados en turismos en 2018 a los 15.131 contabilizados en 2019.
Desde las estaciones de ITV de la provincia explican que ese elevado número de defectos graves relacionados con las emisiones contaminantes se debe al hecho de que «se empezaron a mirar cosas que no se habían mirado hasta entonces» y que por tanto despuntan como un factor determinante en estas inspecciones. En eso ha incidido la modificación de las ITV que se introdujo a partir de mayo del año pasado con la llamada ‘ITV electrónica’ y que tiene en cuenta los sistemas electrónicos de los que disponen muchos de los nuevos vehículos que se distribuyen en el mercado, que funcionan a través del microprocesador
Esta nueva ITV, que se adapta a los nuevos vehículos, arroja en ocasiones defectos graves que aparecen en los ordenadores de las estaciones de inspección, pero a veces «no se detalla el tipo de defecto» con el que se corresponde, con el «enfado y queja» de los conductores a los que se les ‘tumba’ la inspección por un defecto grave medioambiental pero a los que no se le especifica el problema exacto. «Es una limitación tecnológica», prosiguieron desde una de las estaciones de ITV de la provincia en referencia a los aparatos que existen actualmente en el mercado y al hecho de que cada fabricante de vehículos tiene una clasificación propia, frente a la genérica de las máquinas. «Hay unos códigos internos de cada fabricante y un lenguaje genérico común», detallaron en este sentido.
Por eso, dijeron entender el malestar que eso puede generar en algunos conductores aunque subrayaron que su obligación desde las ITV es garantizar la seguridad vial y el cumplimiento de los requisitos medioambientales. Del mismo modo, señalaron el gran esfuerzo que conlleva cada modificación que se realiza de la normativa de las ITV, que implica no sólo la adquisición de la maquinaria adecuada, sino también la formación del personal o el aprendizaje de la nueva regulación.
los datos, al detalle. En concreto, los datos de la ITV arrojan que el año pasaron fueron 164.930 los turismos que pasaron este ‘examen’ en la primera inspección, frente a los 32.629 rechazados, lo que supone un porcentaje del 16,52%. En una segunda inspección, 31.385 lograron el visto bueno y 4.085 fueron de nuevo rechazados.
Eso en cuanto a los turismos porque en lo relativo a los vehículos de mercancías de menos de 3.500 kilos son los defectos graves de alumbrado y señalización la principal causa de defectos graves, 6.206 casos. En cuanto a los vehículos con una masa máxima autorizada superior a los 3.500 kilos los defectos graves en los frenos son los más numerosos, 3.009 detectados. En este sentido, desde las ITV recuerdan que «con un sólo defecto grave de cualquier origen ya no pasa la ITV», por lo que tiene que ser solventado por los propietarios de los vehículos para contar el visto bueno de la inspección.
Al igual que ocurre con los vehículos de menos de 3.500 kilos, los defectos graves mayoritarios en los vehículos agrícolas son los relacionados con el alumbrado y la señalización, un total de 5.159.
Los datos facilitados por la Consejería de Desarrollo Sostenible ponen de relieve que el año pasado se realizaron en la provincia un total de 420.573 inspecciones, de las cuales 284.910 fueron favorables a la primera y 62.731 a la segunda, reduciendo así el porcentaje de rechazados del 18,60 por ciento en la primera inspección al 11,08 por ciento en la segunda.
Las cifras arrojan que, pese que en el conjunto del año 2019 se redujeron las inspecciones, 420.573 frente a las 426.258 del ejercicio 2018, aumentaron las cifras de vehículos que la pasaron a la primera, de las 277.537 en 2018 a los mencionados 284.910. De este modo, aunque hubo casi 5.700 inspecciones menos, se registró un 2,63 por ciento de ‘aprobados’ más a la primera.
Por lo que respecta al conjunto de Castilla-La Mancha, se llevaron a cabo el año pasado hasta 1.828.569 inspecciones, de las cuales 1.276.457 pasaron este ‘examen’ a la primera, mientras que 256.905 lo hicieron a la segunda. Por tipo de vehículo, destacan los más de 760.000 turismos que lograron la ITV a la primera. Al igual que en la provincia, la cifra de inspecciones también se redujo en el año pasado, frente a las 1.840.857 del ejercicio 2018.