La base aprueba un plan para dar la comida con su personal

M. H.
-

El personal de la Coronel Bilbao se ha hecho cargo desde ayer de dar el servicio

La base aprueba un plan para dar la comida con su personal - Foto: Pablo Lorente


El abandono del servicio de comida de catering por parte de la empresa puertollanera Dulcinea Nutrición ha dejado una situación, al menos, compleja en la base militar de Almagro hasta que se resuelven los trámites administrativos para una nueva adjudicación. Según confirmó a La Tribuna fuentes del Ejército de Tierra, la firma ha anulado el servicio y se ha elaborado un plan de contingencia con personal militar para ofrecer las comidas en la base.
Se trata también del último acuartelamiento del Ejército donde Dulcinea Nutrición prestaba este servicio de restauración no exentos de polémica en los últimos meses. Ayer, este periódico también publicó que la empresa había comunicado la rescisión del contrato del servicio de comida a domicilio del Ayuntamiento de Puertollano pero se desconoce cuáles son los motivos que ha alegado para renunciar a estos contratos.
La base aprueba un plan para dar la comida con su personal La base aprueba un plan para dar la comida con su personal - Foto: Pablo Lorentecatering no, la cafetería sí. El servicio de catering lo prestaba esta empresa desde hace tiempo. En la página de contrataciones del Estado aparece ya en 2013 con un importe de casi 300.000 euros así como la explotación de la cafetería. Según diversas fuentes, el servicio de bar continúa prestándose mientras que el de catering se desarrollará con tres personas de tropa del departamento de alimentación que no podrán hacer uso de las instalaciones de la cocina por estar aún vigente el contrato. Este plan, además, prevé dar raciones de previsión para ir solventando este problema en los servicios de desayuno, comida y cena.
Ya hace unos meses, esta empresa comenzó a ser un dolor de cabeza para el Ministerio de Defensa. Además de la base del Coronel Sánchez Bilbao de Almagro, esta empresa empezó a tener dificultades en los cuarteles militares del Ejército de Tierra en Cádiz y residencias militares de descanso en Málaga; también trabaja para el Ministerio de Empleo y Seguridad Social gestionando el servicio de restauración en el Centro de Estancia temporal de Inmigrantes (CETI) en Ceuta; gestionaba el comedor de residencias juveniles para la Junta de Andalucía y también comedores sociales para el Ayuntamiento de Málaga. Y en diciembre, empleados del servicio de restauración del Ministerio de Presidencia demandaron a Dulcinea por su despido además de nóminas impagadas.