Con la mirada en lo «diferente»

Ana Pobes
-

Los comerciantes de la zona afrontan el inicio de una actuación que, aseguran, cuando concluya, «dará vida» a este tramo del canal

Con la mirada en lo «diferente» - Foto: Tomás Fernández de Moya

Las máquinas trabajan a todo rendimiento. El tiempo ha dado una tregua y el trabajo es frenético, algo que agradecen los comerciantes de la zona, que a pesar de los  ruidos que conlleva cualquier obra, están deseando ver este tramo del canal cubierto. Primero tocará esperar de 16 a 18 meses, es el tiempo de ejecución estipulado de esta obra, un periodo que se afronta con una mezcla de resignación y de mucha esperanza para que esta zona se convierta en un entorno «innovador y diferente». Son las palabras de Irene Simorra, que trabaja en una oficina cerca al canal. «Es molesto hablar por teléfono con la obra, pero hay que dar un poco de vida a esta zona y darle un empujón», señala a La Tribuna a la salida del trabajo.      
La mayoría conoce el proyecto. Han visto las imágenes en tres dimensiones que el Ayuntamiento presentó a los medios de comunicación. Les gusta, y confían en que esta iniciativa sirva también para dar un revulsivo a la avenida, donde algunos locales aparecen con carteles de se venden o se alquila. Juan Carlos ostenta, junto a su mujer, la Frutería Fe. LLeva 15 años vendiendo en el mismo local, aunque la empresa naciera ya en 1945. Asegura que en esta década y media la zona ha cambiado poco, donde «quizás la actuación más importante se ha centrado en el canal». «Una de las zonas se ha dedicado a  ropa, otra a ocio y está se ha optado por el bulevar, que va a quedar chulísimo y espectacular», sentencia al tiempo que apunta que de momento las obras no han afectado a las ventas. El motivo, supone, que «no se ha cortado la zona» y eso, apunta, también ha influido.    
Al otro lado del canal se encuentra el restaurante Sucot. Su responsable, Jesús, ve con buenos ojos estas obras. «Es lógico que haya ruido pero merecerá la pena. Todo tiene su tiempo», comenta en la barra del restaurante que abrió hace 25 años, tiempo que se ha mantenido «gracias al esfuerzo, al trabajo y a un buen equipo». Las obras, continúa diciendo, «van a venir fenomenal a los comerciantes, a quienes nos hace mucha ilusión este proyecto porque creemos que va a ser un revulsivo». Por ello, no es de extrañar que todos tengan la mirada puesta en esta idea «diferente e innovadora».  
Con la mirada en lo «diferente»Con la mirada en lo «diferente» - Foto: Tomás Fernández de Moya