Valdepeñas confía en cumplir los plazos para cubrir el canal

Ana Pobes
-

El edil de Obras y Urbanismo asegura que el proyecto mejorará «la fisonomía de la ciudad, la seguridad de las personas y se progresará en movilidad e integración de las dos zonas»

Valdepeñas confía en cumplir los plazos para cubrir el canal - Foto: Tomás Fernández de Moya

Desde hace varios años, el canal de la Veguilla es para el Ayuntamiento una de sus prioridades. Fiel reflejo de ello es que en las cinco legislaturas que el socialista Jesús Martín lleva al frente del Consistorio se ha ido trabajando poco a poco en este canal de cara a «revitalizar y dar un impulso a la zona». Y con ese reto como bandera, el Consistorio trabaja ahora en cubrir el tramo del canal que va desde la Puerta del Vino (calle Seis de Junio) hasta la calle Norte, unos 250 metros y donde la maquinaria trabaja desde hace algo más de una semana en la demolición de los muros laterales y en rebajar el suelo unos 80 centímetros. Es el paso previo para poder construir después los muros nuevos e instalar las vigas de 12 metros que soportarán el tráfico de vehículos, que a diferencia del resto del canal «circularán por encima», y construir los dos bulevares laterales. El objetivo, comenta el concejal de Obras y Urbanismo, Manuel Martínez López-Alcorocho, es «mejorar la accesibilidad de los peatones y la fisonomía de la ciudad en el eje que ocupa el propio canal».  
Las obras cuentan con un plazo de ejecución inicial de entre 16 y 18 meses, aunque Martínez confía en poder cumplir con estos plazos y ver el proyecto muy avanzado «el año que viene por estas mismas fechas». Y por el momento, se va a «un ritmo considerable», pero a ello ha contribuido también, reconoce, el tiempo. «Pensábamos que con las lluvias íbamos a tener las obras paradas, pues aunque la falta de agua sea desafortunado para otros, La Veguilla ahora mismo no tiene agua, y por lo tanto las máquinas pueden trabajar», argumenta.      
Cubrir el canal y construir los dos bulevares tenía un presupuesto inicial de 4,5 millones de euros, aunque finalmente se adjudicó por 2,5 millones. Sin duda, un importante montante económico que el Consistorio valdepeñero ha podido hacer frente gracias a los fondos recibidos por la Estrategia de Desarrollo Urbano Sostenible e Integrado (EDUSI) con los que se subvenciona el 80 por ciento del proyecto, mientras el Ayuntamiento valdepeñero aporta 500.000 euros.  
Recuerda que ‘La Veguilla’ tiene doce metros de ancho y aproximadamente un kilómetro y medio de longitud, en los que el Consistorio ha urbanizado ya prácticamente un kilómetro y actúa ahora en unos 250 metros, por lo que quedarían otros 300 metros, en los que se actuará «en un fase posterior». En los últimos años, y en diferentes fases, se ha ido cubriendo el canal con amplias zonas verdes para ofrecer una urbanización «diferente». Pero en este nuevo proyecto, el Ayuntamiento cambia la fisonomía y el paso de los vehículos irá por encima con un bulevar a cada lado. De esta forma, se deja unos siete metros  para los vehículos (2,5 metros para cada carril), dos zonas de aparcamiento con 2,80 metros cada una de ellas y siete metros de bulevar a cada lado, un «ancho suficiente para que la gente pueda pasear».  
El responsable del área de Obras y Urbanismo recuerda que en el año 2003 la Universidad de Castilla-La Mancha, a través de la Escuela de Caminos, realizó un estudio para elaborar un Plan de Tormentas de cara a conocer cómo afectan las fuertes precipitaciones en Valdepeñas y en qué zonas principalmente. Y es que, el municipio no olvida ese fatídico 1 de julio de 1979,  cuando una fuerte riada se llevó por delante la vida de 22 personas. Un capítulo que marcó un antes y un después en el municipio, que a partir de ese estudio «ya sabe exactamente dónde hay que actuar para evitar los posibles daños en caso de fuertes tormentas». Las investigaciones de entonces han servido para conocer «la capacidad que debe tener el canal para poder absorber el agua de las fuertes tormentas» y para que el Plan de Ordenación Municipal (POM) fije los criterios de actuación en base al Plan de Tormentas, y que contempla además la construcción de un colector entre la avenida de los Estudiantes y la del Vino. Hasta el momento, y con la llegada de Jesús Martín al Consistorio se han invertido ya en este plan casi 15 millones de euros, incluidos los de esta última actuación. Y es que, el objetivo del equipo de Gobierno es «garantizar la seguridad de los vecinos ante la llegada de algún fenómeno adverso». Y de momento, se está logrando.